•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de cuatro años en las ligas menores, Cheslor Cuthbert, el prospecto mejor pagado en la historia del beisbol nicaragüense por alguna organización de Grandes Ligas, se ve a un paso de convertirse en el nica número 14 en subir a las Mayores, esta vez con la camiseta de los Reales de Kansas City.

De esta manera el sueño del padre de Cheslor Cuthbert Carlsson no se quedó en el deseo de verlo jugar en las series del Caribe, sino que el joven nacido en Corn Island el 16 de noviembre de 1992, juega ahora en doble A de las Grandes Ligas. Sus planes son llegar al equipo grande, como un jugador natural de tercera base, el primero que tendría Nicaragua en ligas mayores, y enfrentar a los Yankees en su debut.

“Mi debut en Grandes Ligas está más cerca de lo que pensé. Me aseguraron los jefes de Kansas que si tengo buenos números al inicio de 2014 me subirán”, comenta con una sonrisa tímida, pero de satisfacción, el jugador originario de Corn Island.

Uno de los mejores talentos

Cuthbert, de apenas 20 años, es uno de los mejores talentos de Kansas y así lo han tratado desde su firma millonaria (US$1.5). Este año dio un salto importante, fue promovido a Doble A con los Naturales de Arkansas, y aunque sus números no fueron llamativos como los que tuvo en los primeros meses del año con Wilmington, cerró mejor, haciendo mucho contacto con la pelota.

“Fue un cambio brusco. Venía de jugar en Wilmington con buenos números (.280 de bateo, 60 juegos, 63 hits, 21 dobles, 31 empujadas, dos jonrones, dos triples, .354 porcentaje sobre las bases, 37 ponches y 27 bases), y me enviaron a un nivel fuerte con Arkansas. Ahí me frustré al principio porque me sentí presionado, me lanzaban mucho pitcheo rompiente y me iba con ellos. Quería hacer más de lo que debía, hasta que me tranquilicé y vi mejor la bola”, explica Cuthbert.

Mejoró con los Naturales

Su mejoría fue tal, que en sus últimos 100 turnos con los Naturales de Arkansas, hizo conexiones fuertes en 45 ocasiones, sin que eso significara que fueran de hit.

“Le estaba dando duro a la pelota, a veces en terreno cubierto y otras no, y eso les gustó mucho a los jefes, y me insistieron que esperan de mí una buena campaña 2014 para darme el chance en las Mayores. Eso están esperando, que me muestre bien el próximo año y estaré allá arriba”, dijo el pelotero de 6.1 pies de estatura.

En los futuros meses

El nica se prepara para jugar casi dos meses en la Arizona Fall League, donde las organizaciones envían a sus mejores prospectos, sobre todo a los que están más cerca de subir a las Grandes Ligas. Se marchará el 26 de septiembre y estará de regreso en Nicaragua el 16 de noviembre, para ese entonces espera integrar al equipo del Bóer de la Liga Profesional.

“Para mí será clave jugar toda la temporada con el Bóer en la Profesional, porque eso será parte de mi preparación para ir mejor ejercitado en el Spring Training con los Reales de Kansas. Además, me gusta jugar en este equipo. Me han tratado bien. Acá puede venir mi familia desde Corn Island a verme, y quiero tenerlos cerca después de nueve meses de estar largo de ellos”, expresó el nica.