•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El pasado lunes 16 del corriente falleció en su natal Granada, a los 79 años, el conocido pelotero Joaquín Portobanco Guillén.

Nacido en el barrio La Loquera, el 26 de enero de 1934, descendiente de una familia beisbolera, me comenta Tito Rondón, “Chapuliche” es un caso raro. Sin ser una estrella es un pelotero histórico importantísimo, maestro (coach) de pitcheo de Denis Martínez, a quien le enseñó cómo pararse en la goma”.

En 1953 debutó en la XIV Serie Mundial celebrada en Venezuela, contando casi con 20 años. Sus compañeros de selección lo llamaban “Benjamín” por ser el más joven del equipo

A su regreso de Venezuela lo contrata el Ingenio San Antonio para trabajar y jugar con el compacto equipo Flor de Caña, integrado por reconocidos peloteros encabezados por Bert Bradford, Barticus Benard, Duncan Campbell, Alberto Sandino, Ramiro Noguera, Mudell Mathews, Hernaldo Vargas, Napoleón Valladares, Alejandro “Orejón” López, Wilmor Wilson, Francisco Tijerino, Jorge “Chita” Pomier y Santos Tercero. Ellos fueron dirigidos en diferentes momentos por Emilio “Chacoteo” Álvarez, Timothy Mena y Francisco Dávila.

Una anécdota inolvidable en su carrera de lanzador, fue cuando enfrentando al Cinco Estrellas ponchó en dos ocasiones con las bases llenas al inmortal Stanley Cayasso.

Recuerda Tito Rondón que Joaquín Portobanco “fue el primer pitcher granadino que abrió juego con el Oriental en la otrora Liga Profesional”. Fue uno de los pocos nicaragüenses que participó en las 11 temporadas que duró la Liga, jugando outfielder y lanzador “zurdo”.

Disfrutó de dos campeonatos (1958-59) con su querido Oriental, dirigido por el cubano Roberto Fernández Tapánez, y en 1966-67, última temporada de la Liga con el Cinco Estrellas de Ron Davis, Rogelio Álvarez, Frank “Panchón” Herrera, Steve Boros, Richard Scheimblum, Rigo Mena, Duncan Campbell, Alfonso Mairena, David Jiménez y Jim Weaver, entre otros, dirigidos por Julio “Jiquí” Moreno.

En 1962 dirigió al equipo del Colegio Centroamérica, llevándolo al campeonato de la liga intercolegial de aquella época.

En el auge del beisbol aficionado de los años 70, acompañó en el cuerpo técnico del equipo Granada-Marfil a su hermano Heberto.

Sus honras fúnebres se realizaron el pasado 18 de septiembre en Granada. Descanse en paz, nuestra solidaridad con la familia Portobanco y con la afición granadina.