•   Singapur  |
  •  |
  •  |
  • El mundo de España

Una vez más, el alemán Sebastian Vettel de Red Bull ha dominado autoritariamente la carrera realizada en Singapur de principio a fin y consiguió su séptima victoria de la temporada, aumentando su ventaja hasta los 60 puntos.

El español de Ferrari, Fernando Alonso remontó hasta la segunda posición tras una acertada estrategia, en tanto Kimi Raikkonen concluyó tercero después de arrancar en la 13 posición, aparentemente sin chance de llegar al podio.

De día o de noche, el Mundial cabalga hacia el único final posible. Así lo quiere Sebastian Vettel desde hace bastante tiempo y así lo volvió a dejar claro bajo los focos de Marina Bay, con su tercer triunfo seguido. Nadie fue capaz de asomarse por sus dominios en ninguna de las 61 eternas vueltas de trayecto por Singapur. Fueron dos horas de exhibición incesante. Su única amenaza, Fernando Alonso, cruzó la meta con medio minuto de retraso.

La genial arrancada de Alonso -de la séptima a la segunda posición- y su pilotaje sostenible, conservando los mismos neumáticos durante 35 vueltas, quedaron eclipsados por otra noche de éxito del Red Bull número 1. Por ese dique de 60 puntos que ahora les separan en la general. Algo similar le ocurrió a Kimi Raikkonen, elevado en silencio hasta el podio desde el 13º escalón de la parrilla. Pocos dudan de cuál será el final de este campeonato. Ahora, la única incógnita es saber cuándo celebrará el imparable Vettel.

“No teníamos ritmo y había que inventar algo”, admitía Fernando Alonso desde el fluorescente atril de Singapur. Y el invento, ni más ni menos, fue, en primer lugar, colarse como un relámpago por el único resquicio posible en la parrilla. Lanzó su Ferrari hacia el flanco derecho de la pista y por allí, con el resto de los pilotos mirando hacia otro lado, levantó su bólido hasta la tercera posición. Por el camino: Massa, Hamilton, Webber y Grosjean. Otro golpe de genio. Igual que en Spa. Igual que en Monza. Igual que tantas, demasiadas veces... Un golpe moral con el que afrontar el desafío por las calles de Singapur.