•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No hay ninguna duda de que Román “Chocolatito” González (36-0,30 KO) se convierte en un arquitecto cuando sube al cuadrilátero. La forma que grafica, diseña y desarrolla su plan de pelea ante sus adversarios es asfixiante, simplemente desespera hasta que finiquita por nocaut las acciones, a como sucedió contra el azteca Francisco Rodríguez, quien sucumbió en 7 asaltos el pasado sábado en el Centro de Convenciones Crowne Plaza.

“Rodríguez es un peleador bueno, aguanta mucho a como lo pudieron apreciar. Me sorprendió mucho su capacidad de resistencia, y también se estuvo moviendo mucho”, comentó el Supercampeón Mundial minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo, AMB.

El monarca pinolero tiene toda la razón en sus palabras. El apodado “Chihuas” resultó más complicado de lo previsto, sus constantes movimientos laterales desconcertaron al pinolero, sobre todo en los primeros asaltos cuando el mexicano realizó efectivas combinaciones al rostro de Román.

“La verdad es que me incomodó un poco, gracias a Dios lo más importante es que salí con las manos en alto con este triunfo. Yo le metí un gancho en la zona baja entonces me di cuenta que le dolió, ya venía con el plan de noquearlo porque Rodríguez se estaba quedando sin condiciones”, señaló el dos veces campeón mundial.

Román no valoró si la decisión de Onofre Ramírez al detener el combate fue acertada, solamente se limitó a comentar que fue su decisión. Por otra parte, “Chocolatito” fue honesto al asegurar que tiene que obtener mejores condiciones de cara a los combates que surjan en el futuro. El argentino Juan Carlos Reveco, campeón mundial 112 libras de la AMB, es el primero que figura en la lista de posibles víctimas del pinolero.

“Sé que vienen peleas más difíciles, y estoy consciente de que tengo que prepararme mejor. Estoy feliz porque Dios me ha regalado otra victoria ante mi pueblo y mi familia”, argumentó el segundo mejor peleador de la historia de Nicaragua, y futuro tricampeón mundial.