•   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuba dio este viernes un gran paso para retornar al deporte profesional después de medio siglo, al elevar los salarios de los deportistas, fijarles estímulos por resultados y permitirles fichar para clubes extranjeros.

La luz verde al retorno al deporte profesional, abolido en la isla en 1961, fue anunciada por el diario oficial Granma, en un artículo destinado a explicar la nueva “política de retribución” a los deportistas y entrenadores cubanos.

Las nuevas medidas, que entrarán en vigor en 2014, buscan “perfeccionar el deporte, generar fuentes de ingresos, buscar calidad y rigor en las competencias, incrementar los salarios de manera gradual y asegurar que cada cual reciba lo que le corresponde según su trabajo”, dijo Granma.

Además, los deportistas y sus equipos se repartirán la totalidad del dinero de los premios obtenidos en torneos internacionales. Hasta ahora el Estado se quedaba con el 85%.

El deporte cubano ha disminuido en la última década su nivel competitivo debido a la falta de estímulos a los deportistas, que percibían bajísimos salarios y a la prohibición de fichar en el exterior, lo que ha provocado una ola de deserciones.

La nueva política, aprobada por el Consejo de Ministros, establece “seis categorías deportivas por rendimiento y desempeño” para el pago de un “salario básico mensual” a los deportistas, señaló Granma.

La Habana había dado en junio algunos tímidos pasos para volver al profesionalismo al autorizar a algunos beisbolistas a fichar en clubes extranjeros, el retorno a la Serie del Caribe de béisbol y la participación en la IV Serie Mundial de Boxeo en 2014, que incluye a púgiles profesionales y amateurs.

Ahora un medallista olímpico pasará a ganar 62 dólares al mes, un medallista mundial 54 dólares, un medallista panamericano 50, y un campeón centroamericano 46, mientras que los miembros de la Selección Nacional de Béisbol que participen en el campeonato local ganarán 42.

Al salario básico de los deportistas y entrenadores, en activo o retirados, se adicionará un estímulo mensual por la medalla “de mayor rango” obtenida durante su carrera, y a los deportistas activos otro beneficio por cada una de las preseas logradas en torneos de primer nivel.

Además, se entregará a los deportistas, por primera vez en medio siglo, el 80% del monto de los premios internacionales que ganen. El 20% restante será para los entrenadores (15%) y asistentes (5%).

Hasta ahora los competidores recibían solo el 15% del dinero y el Instituto de Deportes se quedaba con el 85%.

La nueva política prevé entregar premios “individuales o colectivos” para los beisbolistas que disputen el campeonato local, entre ellos uno de 208 dólares para el jugador que participe en más del 70% de los partidos disputados.