•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Imposible dormir en Madrid con todas las alarmas activadas. Apenas han transcurrido siete jornadas, y el equipo de la realeza, ese que maneja Ancelotti, que reúne una constelación de estrellas juntando a Cristiano y a Bale, que fue calificado como favorito para ganarlo todo en este curso 2013-2014 después de una impresionante pre-temporada, ha perdido cinco puntos, que podían ser siete sin el penal inventado en tiempo alargado hace unos días. Uno se resiste a creer que esto pueda estar ocurriendo con el supuesto mejor equipo construido a billetazos.

Mientras en Barcelona se escuchan lamentos por la lesión de Messi durante la victoria por 2-0 sobre el Almería, sin usar a Neymar, en Madrid, esa derrota por 1-0 ante el Atlético, consecuencia de la fina estocada asestada por el brasileño Diego Costa después de una falla de DiMaría en el minuto 11, y con Cristiano atrapado en la confusión, fue quitasueño.

Aturdido por la evidente inferioridad mostrada del equipo blanco, frente a un adversario crecido, que defendió su invicto cerrando espacios, anticipando, recuperando más pelotas y realizando mejores penetraciones, con posibilidades constantes de ampliar la ventaja, estrellando dos disparos en poste y travesaño, y siendo víctima de esas intervenciones milagrosas que con tanta facilidad fabrica el arquero Diego López, el técnico Ancelotti, reclamó de sus “soldados” mejor actitud, mayor concentración y más agilidad para buscar victorias.

Claro que el mérito del Atlético, abrazado en la cima con el Barcelona, es indiscutible. Como en la Copa, le jugó sin el menor temor al Madrid exhibiendo nuevamente un atrevimiento ofensivo que desorientó a la defensa, haciendo lucir mal a Pepe y Ramos, vulnerables por el centro. Sin la pólvora de Falcao, el equipo de Simeone se ha agigantado con el accionar de Diego Costa, Koke, Filipe Luis, Arda Turan y Thiago, convirtiéndose en temible.

Lo del Barsa fue más tranquilo abriendo el marcador a los 20 minutos, con un estupendo gol de Messi, culminando una jugada de pared utilizando a Pedro, acelerando y rematando desde la frontal en busca de la escuadra. Agrandó la diferencia Adriano a los 55 rematando un centro de Cesc y el 2-0 permaneció inalterable hasta el final, con el equipo azulgrana estableciendo marca de siete triunfos consecutivos en el inicio de la Liga.

En el minuto 29, Messi con su pierna derecha flaqueando, fue retirado ingresando Xavi. Con Neymar en el banco, reducido solo a calentamiento, el Barsa perdió brillo pero supo sujetar el partido.

 

dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus