•   Carson, California  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con cada presentación las distancias son más gigantescas. Julio César Chávez Jr no ha sido ni la sombra de aquel despliegue de agresividad y talento que mostró su padre en los encordados. El sábado por la noche en Carson, California, el apodado junior enseñó que boxísticamente, es una réplica barata de su padre. Un campeón de “papel” y que no trascenderá.

Su victoria contra Bryan Vera es un vivo reflejo de lo abollado del boxeo, no solo desde el punto de vista técnico, sino de la transparencia de los encargados de impartir justicia en un deporte que demanda mucho sacrificio y lo mínimo de los laterales es reconocer ese esfuerzo.

La presentación de Chávez Jr fue ridícula, lució sin ideas claras en su plan de pelea, lento de manos y piernas, vulnerable en su defensa y errático para meter sus descargas. En cambio el estadounidense Vera, quien con menor estatura y alcance, pero con la debida determinación para meter sus golpes, logró puntear y merecía la victoria.

Sin embargo, la oscura intervención de los jueces dejó un resultado que muchos abuchearon. Gwen Adair marcó 98-92, Carla Caiz 96-94 y Marty Denkin 97-93. ¡Dios mío qué combate vieron!.. o todo se trató de una broma…

¿Con quién pretendían congraciarse? ¿Acaso se entretenían en las redes sociales en vez de ver la pelea?.. La verdad es que a nadie engañan, quizá solo a Chávez, porque hasta sus promotores de Zanfer y Top Rank, deben estar claros que la decisión fue inesperada, pero conveniente.