•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A sus 26 años, Román “Chocolatito” González, ha vivido tanta experiencias buenas y malas que parecen haber calado profundo en su interior. Al menos eso capté durante la conversación con este pequeño y talentoso peleador de los pesos mínimos.

Dos fracasos matrimoniales, dos títulos mundiales (105 y 108 libras AMB), dos hijos (mujer y varón) y dos posibilidades a su alcance, el camino correcto y el que puede llevarlo al abismo. González labra su futuro deportivo, personal y hasta espiritual, en una lucha desesperada por cumplir sus objetivos.

“Me han pasado muchas cosas en mi vida, por ejemplo ahorita estoy solo (divorciado), vivo con mi padres que considero una bendición. Estos golpes han sido más sólidos que los recibidos en el ring, pero he madurado”, relata.

“Yo no quiero quedar pidiendo al terminar mi carrera, veo muchos ejemplos y es triste lo que pasa con los boxeadores que no tienen ni donde caer “muertos”, por eso desde ya invierto en unos apartamentos para alquilarlos y cuando decida colgar los guantes vivir en paz”, agrega Román.

¡Wao!.. ¿En realidad habla un Román abatido por los tropiezos o es alguien herido por su situación actual?

“Mirá he cometido muchos errores y he tenido problemas que han sido públicos, pero llega un momento en el que “despiertas” y ves todo claro a tu alrededor. Ahora pienso principalmente en mis hijos, padres y mi familia, debo luchar por sacarlos adelante y dejarle a Dios el tiempo”, asegura.

Después de esas expresiones hizo una pausa, tomó un poco de agua y tomó un sorbo largo de aire para continuar.

“He derrochado dinero en cosas que no me han ayudado en nada. Por eso quiero enrumbar mi vida porque salí de la extrema pobreza y no quiero volver a eso”, dice Chocolatito. “No creas, aún recuerdo cuando andaba con mi papá vendiendo pinesol, insecticidas y detergentes para llevar sustento a la casa. También de los dos calzoncillos que tenía, uno de ellos con un gran hoyo y de cómo a veces agarraba a pedradas palos de mangos en la calle para comer, eso no deseo que mis hijos y familia vuelvan a pasarlo”. Sin embargo, un aspecto importante que debe cuidar más Román es su preparación, debe invertir en él porque vienen mayores retos en su persecución por conquistar una tercera corona mundial.

“La pelea contra el mexicano Francisco Rodríguez me hizo ver que no puedo seguir con el mismo ritmo de entrenamiento, por eso el próximo 7 de octubre me voy a Las Vegas para trabajar con el cubano Ismael Salas, creo que será bueno aprender cosas nuevas y mejorar mi velocidad. También van Arnuldo Obando y mi papá Luis González”, declaró el púgil de 36 victorias con 30 nocauts.

“Chocolatito” ha edificado dos títulos (105 y 108) durante su carrera que despegó el primero de julio del 2005. Su grandeza va en plena construcción, pero su destreza sobre el cuadrilátero lo proyecta como un potencial tricampeón mundial, algo que solo Alexis Argüello lo hizo.

“Yo escucho hablar muchas cosas, por ejemplo que solo enfrento a “paquetes”, que no soy un campeón de la talla de Alexis y mucho más, pero yo me siento feliz con lo que Dios me ha dado. Todo tiene su tiempo y llegará el momento de enfrentar a los que consideran mejores, después de eso ya veremos que dicen. Yo no le tengo miedo a nadie, solo sé que quien vaya a ganarme tendrá que arrancarme la cabeza y eso lo dudo que pase”, afirma.

¿Has sido bien manejado por tus apoderados de Prodesa?

“Creo que sí, porque dos títulos mundiales en ocho años y un súper campeón no es sencillo. También reconozco que he tenido algunas diferencias con ellos, pero gracias a Dios todo está bien y se ha solucionado. Estoy seguro que vienen grandes cosas el próximo año y para eso debo trabajar fuerte, porque en 112 libras hay rivales más exigentes”.

En esta nueva incursión en la categoría mosca se tejen peleas que serían muy interesantes y lucrativas para González. Ahí están los mexicanos Hernán “Tyson” Márquez, Juan Francisco “Gallo” Estrada y hasta el mismo Giovanny Segura y Edgar Sosa, el argentino Juan Carlos Reveco, el panameño Luis Concepción, el japonés Akira Yaegashi y el sudafricano Moruti Mthalane, entre otros.

 

“Él puede llegar muy lejos en el boxeo. Tiene talento y es un gran golpeador al cuerpo”

Alexis Argüello (q.e.p.d).