•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El poder estriba en mostrar poder, dijo Napoleón.

Exactamente eso es lo que hicieron anoche los Piratas para derrotar a los Rojos 6-2 y plantarse ahora amenazantes frente a los Cardenales, retando el favoritismo de estos. Poder frente al plato con los jonrones solitarios de Marlon Byrd y Rusell Martin en el segundo inning, el doble impulsador de Neil Walker contra la pared del jardín izquierdo, otro jonrón sin embasados de Martin en el séptimo, y sobre todo, poder en la colina con el pitcheo autoritario del zurdo dominicano Francisco Liriano, solo alterado por el hit productor de Jay Bruce a lo largo de siete entradas, mientras los de Pittsburgh, edificaban su más importante victoria de la temporada en un duelo de matar o morir.

El derecho Johnny Cueto, dominicano como Liriano, que había lucido restablecido en sus dos recientes trabajos contra Astros y Mets, después de once semanas en la lista de lesionados, no tenía suficiente veneno en su brazo para los bateadores piratas y fue retirado con un out en el cuarto episodio, soportando cuatro carreras, de ellas tres limpias, pero los de Pittsburgh continuaron la ofensiva iniciada ruidosamente por Byrd y Martin, agregando otra carrera contra el relevista Sean Marshall en el cuarto, para cerrar producción con la segunda explosión de Martin en el séptimo, ahora contra Logan Ondrusek.

Frente a un Liriano controlado y dominante, los de Cincinnati solo habían podido quebrar el hielo en el cuarto, cuando Shin Soo fue golpeado, Ludwick disparó hit, y Bruce con sencillo a la izquierda, posibilitó la primera carrera de color rojo, que no pareció preocupar a las tribunas pese a estrechar el marcador 3-1. De inmediato, el contragolpe pirata con par de carreras, metió a los Rojos en un agujero.

Sin embargo, los Rojos aprovecharon no ver a Liriano “toreándolos” en el octavo, y con jonrón de Shin-Soo Choo contra Tony Watson, fabricaron su segunda carrera, cuando ya todos los televisores estaban apagados en Cincinnati, y los gallos habían decidido no levantarse en la madrugada.

Los Piratas, que venían de barrer a los Rojos el fin de semana en una etapa de ablandamiento, no permitieron que apareciera en escena la liebre de la sorpresa, y saltaron rápidamente sobre el pitcheo de Cincinnati, espantando el suspenso desde muy temprano. Así que la temporada fantasiosa, continúa en Pittsburgh, esperando que el punch de Pedro Álvarez (36 jonrones y 100 remolques), el bateo fluido de McCutchen (presente en casi todos los rankings ofensivos), la agilidad de Sterling Marte, su pitcheo abridor y el excelente bullpen, los lleven largo a partir de mañana.

 

dplay@ibw.com.ni