•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las esperanzas de los universitarios quedaron hechas trizas; la tristeza y los rostros de decepción eran evidentes. Ayer, nueve Tigres enfurecidos en Chinandega devoraron al Bóer-American College, que sucumbió 7x2 en el quinto y definitivo partido de las semifinales de la Copa Curacao de béisbol.

El final para la tropa capitalina fue sombrío y amargo. Imparables remolcadores de Milton Robles en el primer episodio y de Mike Loáisiga en el quinto, le dieron ventaja al Bóer 2x1. Parecía que el pitcheo de Kevin López (relevó al abridor Holving Chavarría en el segundo inning) mantendría enjaulada a la ofensiva felina, pero en el sexto, César Díaz disparó un jonrón con Enmanuel Meza en circulación, dándole vuelta a la pizarra 3x2.

Sería injusto no destacar el buen trabajo del serpentinero Joseph Martínez, quien caminó en la lomita durante 6 entradas, permitió 5 hits y dos carreras para adjudicarse el triunfo.

Lamentablemente para la causa capitalina, la historia no cambió en el resto del partido, porque el relevista Jesús Garrido (juego salvado) llegó con su escopeta aceitada, sus disparos fueron desconcertantes en los últimos tres innings y adornó su labor con dos ponches.

Chinandega cerró su producción en el octavo episodio con 4 carreras. Triple de Díaz quien remolcó cuatro anotaciones en el partido, impulsó a Norlando Valle y Meza. José M. Ortiz con imparable empujó al corredor que estaba en tercera y la última carrera de los felinos llegó por un wild pitch y error.

Los Tigres tendrán la oportunidad de defender el título conseguido el año pasado, aunque no será fácil, porque la Academia de Nicaragua tiene el suficiente material humano para ganar la final.

Este sábado inicia la serie en Chinandega a las 10 de la mañana. Al siguiente día la serie se traslada al campamento de la Academia, y los equipos tendrán descanso el lunes y el martes, para reanudar las acciones el miércoles 9 de octubre, en occidente.