•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de casi cinco años con el Juventus, Douglas Urbina no seguirá más con el club capitalino. Los pocos resultados, en medio de las exigencias de la directiva, lo pusieron entre la espada y la pared, y tras una reunión con los dirigentes juveniles, llegaron a un acuerdo y desde hoy asumirá el equipo como técnico interino, Oscar Blanco, quien ha sido mano derecha de Urbina en los últimos años.

La decisión aunque no la ha hecho oficial la directiva del Juventus, “El Pibe” conversó con El Nuevo Diario y confirmó su salida del conjunto, explicando que como todo llega a su fin, él ya no continúa al mando, pensando en que se tome la mejor decisión para “que el equipo salga de este mal momento”.

“Me voy tranquilo porque he formado parte de un equipo en el que se vieron resultados. Se subió a Primera en dos años, se han aportado jugadores para la Selección Nacional y me siento satisfecho con el grupo de jugadores que dejo, que a mi parecer hay mucho material humano, que quizá con una forma distinta de utilizarlo pueda ofrecer más”, expresó el técnico.

Se le escuchaba golpeado, y no es para menos. “He tenido que ver por cinco años con este club, es algo que no es fácil de asimilar. Pero creo que si es lo mejor para el equipo, hay que aceptarlo. Ahora me toca evaluar cuál será mi futuro inmediato. Quizá me tome un descanso, estudie un poco más para mejorar y luego veré qué hago”.

Urbina le ofreció dos opciones a la directiva para técnico, la más fuerte es el técnico de Honduras que se prepara para dirigir un Mundial de la categoría Sub-17, Luis Valladares, con quien ya han conversado y podría consumarse después de jugarse el Mundial en noviembre próximo. La otra variante era un técnico nacional, que descartó escuchar alguna oferta porque tiene compromisos con un club de Primera.

 

Cuatro derrotas

Juventus lleva cuatro derrotas en seis partidos. Incluyan una goleada 4-1 que le propinó Ocotal, otro revés sufrido ante San Marcos 3-2, y la última, quizá la más dolorosa, el 2-0 del miércoles pasado ante Chinandega.