•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los años de vigor y resplandor son parte del pasado. Ciertamente, el artillero de Curacao, Randall Simon, ya no posee aquella vitalidad que lo proyectó a jugar ocho años en Grandes Ligas. Sin embargo, la esencia no se pierde, esa pasión mantiene su llama encendida y está lista para brillar con toda intensidad en la próxima temporada de la Liga de Béisbol Profesional de Nicaragua.

Simon aterrizó en mayo de este 2013, a sus 38 años, viene de militar en la Liga del Norte de México con los Algodoneros y aunque sus cifras no llenaron sus pretensiones, está dispuesto a labrar su historia a punta de metralla.

“Yo como pelotero pretendo ganarme el afecto de los aficionados y con mi mejor esfuerzo ayudar a mi equipo a ganar el título en Nicaragua”, aseguró el cañonero.

Randall es la principal referencia en la tropa de los Gigantes de Rivas, que luce muy bien armada para afrontar esta lucha contra los Tigres de Chinandega, Oriental de Granada y Bóer.

“Antes de venir a Nicaragua estuve entrenando durante dos semanas con Yurendell De Caster (jugará con los Tigres), porque quiero lucir bien en esta nueva experiencia en el béisbol de este país. Pero lo más importante es que Rivas se corone, de nada vale que logre buenas cifras si mi equipo no consigue el título”, admite.

Simon fue firmado por los Bravos de Atlanta en 1992, pero fue hasta en el 97 que logró ascender a Grandes Ligas; en el 2001 fue contratado por los Tigres de Detroit y es en esa franquicia donde logra sus mejores cifras. 19 jonrones con 82 remolques y .301 de promedio fueron sus estadísticas en la campaña de 2002, y al siguiente año con los Cachorros y Piratas reunió 16 vuelacercas. También vistió el uniforme de Tampa Bays y cerró en el 2006 con los Filis. Su mejor salario lo obtuvo con Pittsburgh en 2003 y fue de 1,475,000.

“Soy un jugador que sale al terreno todos los días a ganar, que busca buenas cifras, pero que ayuden a mi equipo¨.

-¿Quién tiene más poder entre De Caster y vos?

“Por supuesto que yo, y ahora que estaremos en equipos distintos, los aficionados verán una buena batalla”, concluyó.