•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A sus 22 años y con poco recorrido en el béisbol de Primera División en Nicaragua, el pistolero zurdo Armando Montenegro se ha convertido en uno de los lanzadores más cotizados de nuestra deporte rey, después que se le reconociera como el Jugador Más Valioso de la final del Campeonato “Germán Pomares”, en el que se lució con la Costa Caribe.

El zurdo proviene de una familia trabajadora. Su mamá, Dominga Andino, es ama de casa, y su padre, quien lleva su mismo nombre, se dedica a la agricultura.

Por otra parte, Montenegro también hace referencia a su “hermanita” Leticia Montenegro, a como él le llama, a la que considera una persona muy especial en su vida.

“Mi familia se siente orgullosa de lo que he logrado, más mi hermanita Leticia. Yo saco pecho porque ellos me apoyan mucho para que yo salga adelante”, cuenta Montenegro.

Montenegro ganó dos encuentros en la final, y lució una preciosa efectividad de 1.42. El muchacho es originario de Estelí, vive en una comunidad llamada “El Regadío”, y cuenta que después de coronarse con la Costa Caribe, la gente lo conoce más.

“Vivo mi vida normalmente como antes, solo que ahora soy más reconocido por la sociedad. Las personas admiran mucho mi talento como pelotero y se sienten orgullosos de los logros que he alcanzado a medida que pasa el tiempo”, comenta Montenegro.

El serpentinero confesó que lloró de emoción cuando escuchó que era el Jugador Más Valioso del “Pomares”. “Me sentí alegre por el reconocimiento que logré”, indica el norteño.

Ahora el reto del zurdo estará puesto en la Liga Profesional que iniciará el 25 de octubre. Su experiencia en este torneo ha sido efímera, apenas estuvo 20 días con León en la temporada anterior, pero su paso por el conjunto metropolitano no dejó huellas imborrables, pero quiere escribir con letras de oro su recorrido con su nuevo equipo, El Oriental de Granada.

“Intentaré dar lo mejor de mí en esta Liga que se avecina. Obviamente hay que pensar positivamente para así obtener el triunfo. Nunca pienso en mí, siempre pienso en ayudar al equipo y en la unidad, pero si sale un record será bienvenido. Tengo una excelente curva y recta, un buen cambio, pero la verdad que no todos los días estás bien con tus lanzamientos”, argumenta.

El norteño jugó en la Liga Campesina del 2008 al 2010, y en 2011 recibió la oportunidad para jugar con Estelí en Primera División, pero en su año de debut la suerte no la acompañó porque fue dado de baja en la segunda vuelta del torneo, pero como la vida es una ruleta rusa, hoy es uno de los pítcheres más cotizados en el béisbol nacional.