•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Real Madrid sufrió este sábado para imponerse 2-1 en el campo del Atlético de Madrid en un partido bronco de la séptima jornada de la Liga española, que los blancos salvaron gracias a un penalti transformado por el argentino Gonzalo Higuaín en el minuto 96.

El Real Madrid se adelantó con un tanto del holandés Ruud Van Nistelrooy cuando todavía no se había cumplido un minuto de juego y dominó toda la primera parte, pero en el segundo tiempo, un renovado Atlético puso en muchos aprietos a los blancos, aunque todo se decidiría en los últimos minutos.

Van Nistelrooy marcó tras recibir un balón en el pico del área rojiblanca, donde, sin ningún defensor atlético que le atosigara, se revolvió y soltó un gran tiro que se coló pegado al palo izquierdo del portero Leo Franco (1).

El gol pareció desorientar completamente a los colchoneros que se lanzaron a atacar sin ideas claras, empeñándose en jugar por el centro del terreno de juego frente a un Real bien plantado en el campo.

El deseo rojiblanco de empatar dio velocidad al encuentro, pero también lo convirtió en un partido bronco que resultó en las expulsiones del colombiano del Atlético Luis Amaranto Perea (30) y el autor del gol blanco, Van Nistelrooy (39), ambos por roja directa.

La primera parte fue de completo dominio del Real Madrid, que incluso vio como se le anulaban dos goles por fuera de juego a Van Nistelrooy y a Raúl, ayudados por la nula defensa rojiblanca, mientras en la punta del Atlético la pareja Sergio "Kun" Agüero y Diego Forlán, muy desasistidos, apenas tocaban balones.

Sin embargo, en la segunda parte, las tornas cambiaron por completo y el Atlético, que no gana el clásico desde la temporada 1998-1999, encerró al Real Madrid en su área.

El técnico rojiblanco, Javier "Vasco" Aguirre, decidió utilizar más las bandas en una decisión que resultó un acierto y permitió buenas llegadas del argentino Ever Banega y el portugués Simao Sabrosa, que entró en el segundo tiempo por el hispano-argentino Mariano Pernía.

Banega soltó un buen disparo en el minuto 46 que se le fue rozando el palo derecho de Iker Casillas, que apenas tres minutos después paró otro buen tiro desde la frontal del área de Maniche.

A pesar del dominio evidenciado por el Atlético en el segundo tiempo, los rojiblancos tuvieron que esperar hasta el minuto 90 para empatar, gracias a un soberbio golpe franco transformado por Simao.

Sin embargo, cuando parecía que el empate iba a ser el resultado final, una entrada del holandés Royston Drenthe acabó en un penalti, que transformó Gonzalo Higuaín poniendo el definitivo 2-1 en el marcador (90+6).

La victoria colocó a los merengues provisionalmente en la punta de la clasificación, aunque una derrota del Villarreal en el último partido de este sábado frente al Espanyol permitiría al Real seguir primero, ya que un empate bastaría al "submarino amarillo" para hacerse con el liderato.