•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A sus 35 años, el cubano Yordanis Borrero es considerado un elemento con mucho conocimiento en un deporte tan difícil como es la halterofilia. El excampeón Panamericano y ahora sumergido en la parte técnica como instructor, impartió un curso para entrenadores nicaragüenses durante seis días gracias a Solidaridad Olímpica.

La experiencia para el adiestrador antillano fue estupenda, porque considera que se trabajó de forma directa en fallas que percibió en los entrenadores nacionales.

“Me gustó mucho la disposición de todos los participantes, porque mostraron su interés en aprender y en mejorar”, indicó Borrero. “Fue sencillo enfocarme en la problemática que existe aquí, porque hay déficit en metodología para programar un adecuado plan de entrenamiento, y en lo técnico vi debilidades, por ejemplo, que no adoptan una adecuada posición inicial, abren mucho los pies y se agachan demasiado, esas fallas afectan sus posibilidades de buenos resultados”, agrega.

Seguí los deportes con nosotros

El curso fue teórico y práctico, aspecto que permitió dirigir los esfuerzos para depurar esas deficiencias. Hora tras hora, el cubano explicó las diferentes técnicas para que se consigan mejores desempeños en la tarima.

“Me voy satisfecho de los objetivos alcanzados, creo y espero así sea, que los entrenadores empezarán a corregir lo antes expuesto, porque de esa manera se verán cambios sustanciales en este deporte”, afirma Borrero.

Ayer, después del último día del curso, el presidente de la Federación de Nicaragüense Levantamiento de Pesas (Fenilep), Miguel Niño, informó que solicitarán ante el Comité Olímpico (CON), que gestionen la presencia del cubano para marzo del próximo año y que pueda estar aquí por varios meses.

 

Datos

Yordanis Borrero es miembro del cuerpo técnico de Cuba y responsable del deporte escolar y juvenil. En su etapa de atleta integró 14 años la Selección Nacional, fue ocho veces campeón de la isla en los 69 kilos, obtuvo dos títulos Panamericanos, y dos cetros en Centroamericanos y del Caribe.