•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tres estocadas al Galatasaray, dos al Copenhague y dos al Juventus. ¿Qué les parece? Siete goles en los primeros tres juegos de la Champions tan soñada por el Real Madrid, porque sería su décima, muestran de cuerpo entero, con su ferocidad humeante, a un Cristiano Ronaldo destructivo, que no deja títere con cabeza. Ya lleva 57 goles en la máxima competición europea, colocándose a seis de Lionel Messi, que con 63, persigue al líder de todos los tiempos, Raúl González, quien marcó 71.

El primer gol de Cristiano ayer, abriéndose paso entre dos defensas para interceptar la entrega de DiMaría, su avance sobre la salida de Buffon, la maniobra para desequilibrar al todavía formidable arquero italiano, y su certero remate desde la derecha, adelantó al Madrid 1-0 en el minuto 4, con el público acomodándose en el Bernabéu. Sin retornar la calma, con el partido acelerado, empató Llorente a los 22 tomando un rechazo de Casillas, y estableció cifras definitivas Cristiano a los 29 cobrando un penal por la falta de Chiellini a Ramos.

Pese a que el Juventus se vio “amputado” por la expulsión de Chiellini, condenado por faul con antebrazo y codo a Cristiano, en el propio inicio de la segunda etapa, no hubo más movimiento en la pizarra, y con el apretado 2-1 forzado por el valiente Juventus, de muy buen funcionamiento en el medio, el Madrid llegó a 9 puntos producto de tres victorias consecutivas, con un total de 12 goles, un alarde de eficiencia en el ataque, aunque su juego admita ser sometido a discusiones.

Con mayor capacidad de agresión, pese a la discontinuidad en su cintura, el Real Madrid da la impresión de llegar con más impulso al clásico del sábado frente al Barcelona en el Nou Camp.

En otros juegos, el poderoso Bayern, con su fútbol vertiginoso, realizando 34 disparos, aplicando una intensa presión en todo instante, goleó 5-0 al discreto equipo checo Victoria Pizen, y el retador Paris Saint Germain, aplastó con igual margen, 5-0, al Anderletch belga. Fueron dos partidos cómodos para dos de los grandes de esta Champions que se espera fieramente diputada hasta que se produzca el último grito del drama.

El accionar de Ríbery en el Bayern, aspirante al Balón de Oro de la FIFA, y rematador de dos de los goles germanos, fue de brillo cegador, agregando goles, Alaba, Schweinsteiger, y el joven Gotze, cerrando la cuenta; los cuatro goles del sueco Ibrahimovic, fueron lo más impactante del Saint Germain contra el Anderlecht, con el aporte de un gol proporcionado por Edison Cavani.

 

dplay@ibw.com.ni