•  |
  •  |
  • END

El equipo monarca nicaragüense UNAN-Managua y el desafiante Jaguares de la UAM llegan hoy con gran optimismo al partido de ida de la final del Campeonato Nacional de Fútbol Femenino, la segunda entre sí en la historia de este deporte.

El entrenador de la UAM, Henry Alvarado, y el técnico campeón Juan Gómez, de la UNAN, no hablan de otra cosa que no sea la victoria, en el desafío que se producirá a las 11 de la mañana en la cancha de la UAM.

La UAM, debido a que tiene “un buen sistema de juego” y a que convirtió en un verdadero fortín la cancha de la Universidad Americana ubicada en las instalaciones de la misma, y la UNAN, que en el segundo partido de la actual edición del torneo local cayó 2-1 ante sus rivales de hoy, encararán esta serie con garra, morbo, coraje y pasión.

Gómez está tranquilo, pues dispondrá de todas las jugadoras que lo han llevado a la instancia final, mientras Alvarado alienta la esperanza de una recuperación anímica de sus dirigidas ante la insustituible pérdida de la goleadora Julissa Acevedo, quien era la esperanza de gol para el team verde.

Gómez afirmó ayer que conoce las características de juego de la UAM: “No cambiará en el partido de ida, sabemos que atacará con gran fortaleza por los costados, cuenta con dos buenas conductoras en el medio campo, con mujeres que rematan bien y delanteras potentes”, precisó.

Por su parte, Alvarado se mostró “satisfecho” por la ilusión y trabajo que han mostrando sus jugadoras en cada entrenamiento con vistas a la final nacional.

Para la goleadora histórica de la UNAN, la delantera Modesta Rojas, ésta será una oportunidad “irrepetible para intentar ganar la quinta corona consecutiva”.

La federación ha considerado esta primera final como de alto riesgo por lo que ha redoblado la vigilancia y ha designado al controversial Donald Campo como silbante central.