•  |
  •  |
  • END

Madrid / AFP

El Real Madrid sufrió para ganar 2-1 en campo del Atlético de Madrid con un penalti transformado por el argentino Gonzalo Higuaín en el minuto 96, mientras el Villarreal se puso líder pese a empatar 0-0 en casa del Espanyol, en la séptima jornada de Liga española.

El Villarreal dominó el partido, pero fue incapaz de transformar sus oportunidades, la mayoría de ellas en las botas del italiano Giuseppe Rossi, frente a un Espanyol que fiaba todo a los contraataques, sin mejor suerte.

Los locales desperdiciaron su mejor ocasión en el segundo tiempo: un penalti de Joan Capdevila a Raúl Tamudo, que tiró el propio Tamudo y paró Diego López con una gran estirada.

A pesar del empate, el Villarreal se puso líder provisional de la Liga, con un punto más que el segundo, el Real Madrid.

El Real Madrid se adelantó con un tanto del holandés Ruud Van Nistelrooy cuando todavía no se había cumplido un minuto de juego y dominó toda la primera parte, pero en el segundo tiempo, un renovado Atlético puso en muchos aprietos a los blancos.

Van Nistelrooy marcó tras recibir un balón en el pico del área rojiblanca, donde, sin ningún defensor atlético que le atosigara, se revolvió y soltó un gran tiro que se coló pegado al palo izquierdo del portero Leo Franco (1).

El deseo rojiblanco de empatar dio velocidad al encuentro, pero también lo convirtió en un partido bronco que resultó en las expulsiones del colombiano del Atlético Luis Amaranto Perea (30) y del autor del gol blanco, Van Nistelrooy (39), ambos por roja directa.

La primera parte fue de completo dominio del Real Madrid, con una nula defensa rojiblanca, mientras en la punta del Atlético la pareja Sergio “Kun” Agüero y Diego Forlán, muy desasistidos, apenas tocaban balones.

Sin embargo, en la segunda parte, las tornas cambiaron por completo y el Atlético, que no gana el clásico desde la temporada 1998-1999, encerró al Real Madrid en su área.

“Ha sido un partido vibrante, roto. En la segunda parte salimos a tumba abierta. No sobrepusimos a las circunstancias, pero es desolador que te metan un gol en el primer minuto y otro en el 95”, dijo el técnico rojiblanco, Javier “Vasco” Aguirre, tras el partido.

A pesar del dominio atlético en el segundo tiempo, los rojiblancos tuvieron que esperar hasta el minuto 90 para empatar, gracias a un soberbio golpe franco transformado por Simao Sabrosa.

Sin embargo, cuando parecía que el empate iba a ser el resultado final, una entrada del holandés Royston Drenthe acabó en un penalti, que transformó Gonzalo Higuaín poniendo el definitivo 2-1 en el marcador (90+6).