•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ni siquiera cuando parecía que pasaba por su mejor momento tras vencer de forma consecutiva a Ferreti y Deportivo Ocotal por similares 2-1, Diriangén no pudo con Real Estelí.

Los Caciques vivieron algo parecido a una pesadilla en el Independencia, y con par de goles de Rudel Calero y otro de Juan Barrera, los norteños se impusieron 3-2 en el Clásico Nacional, confirmándose como líder indiscutible del Apertura con 36 puntos, cinco más que los diriambinos que están en segundo, con solo una fecha pendiente.

Calero se ha convertido en el verdugo de los diriambinos. Ayer le pasó doble factura a su rival, aprovechando lo mal que estuvo la marca diriambina. Incluso en la anotación de Juan Barrera, la defensa se quedó esperando una posición adelantada que jamás existió y hasta el exjugador del Tauro titubeó rematar la bola luego de quitarse la marca del portero Carlos Mendieta.

Los tres goles fueron en la primera parte del partido cuando los locales tuvieron para hacerle más daño a un equipo diriambino que no fue ni la sombra de lo que se mostró contra Ferreti. Pero estuvo a punto de remontar, aprovechando un par de pifias de los rojiblancos. Una de penalti –cobrado por Lucas Martella­– por mano en el área, y otro balón que regaló la defensa norteña a Eulises Pavón y que selló el marcador 3-2.