•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Allan Craig, casi gateando saliendo difícilmente de un enredo con el antesalista Middlebrook, fue hacia el plato en el cierre del noveno con dos outs después de una brillante jugada de Pedroia, y el tiro de Nava corrigiendo un lamentable error del cátcher, llegó a tiempo para sacarlo como había ocurrido con Molina, pero el árbitro sentenció safe pese a que Craig no contactó el home con su pierna, considerando que fue víctima de una obstrucción de Milddlebrooken tercera. Esa jugada, que podría ser discutida por los siglos de los siglos, decidió el tercer juego de la Serie Mundial a favor de los Cardenales 5-4, adelantándose 2-1 contra vientos y mareas, después de fallar constantemente con gente en posición anotadora, convirtiendo el juego en desgastante.

Un rápido estallido de cuatro cohetes, todos sencillos, adelantó a los Cardenales 2-0 en el propio primer inning. Lo mejor de Jake Peavy, fue golpeado con solidez. Cada línea bateada por Carpenter, Holliday, Adams y Molina, parecía un rayo lasser, y la única interrupción fue el inesperado toque de Carlos Beltrán para entregar un out. Peavy salió de las brasas dominando a Freese y Jon Jay, y despejó dudas sobre su futuro inmediato, sacando los innings 2 y 3 con seis outs consecutivos, sin ser afectado por el error de Ellsbury perdiendo un elevado de Holliday, al ser eliminado este atrapado entre primera y segunda.

Los de Boston conectaron su primer imparable en el inicio del cuarto, con una cuchillada de Ellsbury, y en el cierre, Peavy colgó un cero grandioso: con las bases llenas sin out al ser frenado Molina doblando por tercera impulsado por el hit de Jon Jay al left, Peavy ajustó su pitcheo para ponchar a Kozma, eliminando a Kelly y Carpenter en elevados desfallecientes dentro del cuadro, enmudeciendo a la agitada multitud en ese momento cumbre.

El estímulo cambio de acera, y los Medias Rojas aprovecharon el pitcheo vacilante de Kelly en el quinto, sacudido por el triple abridor del novato Xander Bogaerts y cediendo boleto a Saltalamachia, para acercarse 2-1 al anotar Bogaerts después de ponche a Drew, por un roletazo del emergente Mike Carp. Ahora Boston crecía como amenaza. ¡Cuánta importancia adquiría el cero de despedida de Peavy!

En el cierre del quinto, el zurdo Felix Doubront se instaló en la colina de los Medias Rojas como relevista, y San Luis volvió a carecer de un batazo oportuno con dos outs, cuando estando Matts Adams y Yadier Molina circulando, el peligroso David Freese fue dominado. En el siguiente turno al bate, Boston sacó provecho del boleto a Victorino sin out, retirando a Kelly de la trinchera y con hits consecutivos de David Ortiz azotando al zurdo Choates y Daniel Nava contra el derecho SethManess, borraron la desventaja equilibrando la pizarra 2-2, levantando una polvareda de lamentos en las tribunas.

La cuchillada de Matt Holliday por tercera impulsando a Carpenter y Beltran, y proporcionando ventaja de 4-2 a los Cardenales, nos hizo pensar que con Carlos Martínez y Trevor Rosenthal disponibles, todo estaba consumado, pero una vez más, dejar a un hombre en tercera sin out tuvo su costo, y los Medias Rojas, con hit de Ellsbury, golpe de Martínez a Victorino, y base intencional a Ortiz, utilizaron dos batazos complicados dentro del cuadro, uno fildeado por Wong y otro convertido en hit por Bogaerts para igualar la pizarra 4-4 en el cierre del octavo, reactivando el suspenso, agrietando las paredes del gran Estadio.

Y en el noveno, la carrera de la gran confusión haciendo ganar a San Luis sin saber por qué.

 

dplay@ibw.com.ni