•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde San José.- La frustración caló hondo en el campamento del nicaragüense René “Chirizo” González. El pasado sábado el oscuro rostro de la derrota se apoderó del púgil capitalino, quien venía precedido con antecedentes sólidos por su pegada y agresividad para buscar a sus rivales, pero frente a Bryan “Tiquito” Vásquez no logró plasmar su explosividad y dejó escapar una gran posibilidad. El costarricense volvió a conquistar el título mundial interino de las 130 libras AMB.

El revés por decisión mayoritaria en el quinto asalto disipó las pretensiones de González, quien salió con un corte encima de la ceja izquierda que obligó al médico del ring a suspender las acciones. Los jueces Levi Martínez (USA) punteó 48-48, mientras que Rubén García (Texas) marcó 49-46.5 e Ignacio Robles (Panamá) 49.5-47.5, dejando el camino despejado para Vásquez.

Fue un triunfo que dejó muchos sinsabores, una conquista de título mundial que se resolvió de la forma más inesperada y que no permitió ver el desarrollo de un enfrentamiento que prometía más emoción.

“Estoy decepcionado con la decisión de los jueces, no merecía perder de esa forma, creo que la pelea estaba cerrada”, declaró “Chirizo”. “Echaron a perder todo un trabajo de meses en pocos minutos. Creo que lo más justo era un empate, pero definir un combate de esta forma es vergonzoso”, agrega.

Sin embargo, no es correcto que René descargue toda su frustración ante la decisión de los laterales, cuando el principal responsable de ese resultado es él, quien quedó a deber con su planteamiento boxístico, limitado en su ataque, guardándose las manos y dejando que Vásquez se afianzara en el ring.

Muchos creímos que el “Chirizo” iba a ser agresivo desde que sonara la campana, que ese empuje que en reiteradas oportunidades mostró dentro y fuera del país, iba a plasmarlo en Costa Rica, pero se vio muy lento y le faltó pólvora.

“Yo iba a empezar a presionar más, porque el plan que me orientó mi esquina era castigar a la zona baja en los primeros asaltos y después ir con más determinación adelante, pero ese cabezazo impidió ver lo mejor de la pelea, el tico ya se estaba quedando, no era la misma movilidad que en los rounds iniciales”, indicó.

Uno de los aspectos muy importantes que no contempló el equipo de trabajo de González fueron las dimensiones que tendría el cuadrilátero, que por lo menos tenía una medida de 7.5 metros cuadrados y la lona estaba más sólida que el concreto, esos aspectos eran para que Vásquez lograra aprovechar al máximo su velocidad de piernas y no ser un blanco fácil para el nica. El promotor tico fue habilidoso en ese sentido, una decisión que cualquiera hubiese hecho.

Yo llevaba la pelea 48-48 al momento de ser suspendida, porque aunque la AMB puntea un asalto que solo duró 19 segundos, es injusto brindar diferencias cuando no hubo acción para juzgarlo. De esta manera René no consigue hacer realidad su anhelo y pase a formar parte de un amplio grupo de peleadores nicas que se sumergen en el fracaso. Por su parte Bryan Vásquez extiende a 16 victorias sin derrota ante rivales nacionales.