•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

"El juego acabó de una de las formas más inverosímiles posibles, aplicando el árbitro Jim Joyce, el mismo de la equivocación que le arrebató un Juego Perfecto al venezolano Andrés Galarraga, la regla de la obstrucción", dice en su nota central firmada por Cliff Corcoran, la revista deportiva de mayor circulación en Estados Unidos, refiriéndose a la carrera anotada por un tambaleante Allen Craig, que facilitó entre un oleaje de confusión, la victoria de los Cardenales de San Luis por 5-4 en el tercer juego de la Serie Mundial, resultado que puede ser decisivo en el desenlace del Clásico.

Contra el cierre de edición, me preguntaba en el título de ayer: ¿qué fue lo que pasó?, y otra nota del Sporting News respalda a Joyce y al árbitro del plato, Dana Demuth, quien había sentenciado un out en segunda sobre una pelota nunca asegurada por el short de San Luis, Pete Kozma, en el primer juego, antes de la erupción de los Medias Rojas. Tal decisión fue modificada al reunirse los jueces para colocar sus puntos de vista sobre el tapete.

La regla 2.00, citada por Sports Illustrated, dice lo siguiente: OBSTRUCCIÓN es el acto de un defensor que, mientras no está en posesión de la pelota ni en el acto de recibirla, impide el avance a cualquier corredor.

La confusión, que atrapó al cuerpo de transmisión de ESPN en español, que incluye a Ozzie Guillén, un mánager beligerante y jugador de largo rato, consideró que el tiro de Saltalamacchia, desviado hacia la zona faul del jardín izquierdo después de golpear a Craig, quien había conectado un doblete, dejó tumbados a fildeador y corredor, y que este al incorporarse se enredó y nunca recuperó su control muscular quedando sin chance frente al disparo de Nava hacia el plato. Pero Joyce falló de inmediato la obstrucción por el levante de piernas de Milddlebrooks que entorpece a Craig, y Demuth se apura en decretar safe a Craig pero señalando a la tercera base, que es donde se produce el fallo.

El comentario de la regla explica: si un defensor está próximo a recibir una pelota y la pelota está en vuelo directamente en dirección y lo bastante cerca del defensor, de modo que él deba ocupar su posición para recibir el tiro, puede ser considerado en el "acto de recibir una pelota". Es enteramente competencia del árbitro decidir cuál es el momento en que un defensor está en el acto de recibir la pelota. Después que un defensor ha hecho un intento de recibir la pelota y ha fallado en su ejecución, ya no puede estar en "el acto de recibir esa pelota". Por ejemplo, un jugador del terreno interior se tira de cabeza para buscar un batazo de roletazo y la pelota lo pasa, el defensor continúa acostado sobre el terreno y demora el avance del corredor, es muy posible que él haya obstruido a dicho corredor.

“Menos mal que el fallo fue correcto, porque yo estaba listo para salir a encarar a los árbitros", dijo el mánager de los Cardenales, Mike Matheny. En la Serie Mundial de 1975 entre Medias Rojas y Rojos, los de Boston reclamaron una interferencia de Ed Ambrister estorbando al receptor Carlton Fisk, y no prosperaron.