•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El accidentado despegue del IX Campeonato de la Liga Profesional, en que dos partidos fueron cancelados por lluvia, y uno recortado a cinco entradas, arrojó dos grandes sorpresas: al Bóer firme en el liderato y a los Tigres como grandes perdedores.

La Tribu dependió de ofensiva para ganarle la serie de dos juegos al Oriental. El viernes descifraron a Juan Figueroa y después la fortuna estuvo de su lado, primero con un error del short y luego con una base por bolas con casa llena, y el sábado se bateó en el “clutch” para un rally de tres que aseguró el partido.

Algo llamativo en la Tribu fue su defensa. Cometieron tres errores, pero solo uno repercutió en anotación, que fue de Janior en mal tiro a segunda. Pero Janior demostró clase para soportar la embestida de Wellinton Dotel en el noveno episodio del viernes. Hubo problemas iniciales con Dwain Fox en segunda base, pero Darwin Sevilla estuvo mejor. Se le hicieron tres dobles plays en un juego a los tiburones, cuyo pitcheo fue abollado. El Bóer actuó para 3.00 con ocho hombres tomando acción.

La mayor sorpresa la tuvo el Chinandega, el campeón defensor que en las consideraciones iniciales figura como equipo candidato a estar nuevamente en la Serie Final, posiblemente contra el Rivas, que debutó con fuerza.

Los Tigres perdieron los dos partidos con marcadores 14x2 y 8x2, sin mostrar la dentadura.

El sábado, los Tigres fueron reducidos a ocho hits por el pitcheo rivense, que además les clavó 10 ponches mientras recibía respaldo de 17 hits y de cinco extrabases. El domingo, en cinco innings de juego, Santos Hernández, del Oriental, los dejó en cinco hits, dos carreras y ponchó a cinco.

Entre las curiosidades del accionar occidental, a Wilder Rayo, que había sido anunciado para abrir el viernes, cuando el partido se suspendió, se le mantuvo para el sábado. Por el Rivas abrió José Fragoso, y sentaron a Alexis Candelario, que era el del inaugural. Rayo solo se sostuvo 4.1 innings, permitiendo seis carreras, cinco limpias, para efectividad de 10.38.

Lo otro extraño fue ver que la batería chinandegana apenas bateó .245. Ver a Yurendel De Caster de 7-1, y con un hit cada uno Esteban Ramírez, William Vásquez, Curt Smith y Edgard Montiel, no estaba en el libreto inicial.

Hoy continúa la acción, con la conclusión de las series iniciadas el domingo. Bóer y Gigantes se miden en el Estadio Nacional en duelo de invictos, mientras los Tigres viajan a Granada para medirse a los Tiburones.

Randal Simon es el mejor bateador con .800, al batear de 5-4 con seis empujadas; Ofilio Castro lo hace para .750, al batear de 4-3, con cuatro anotadas; Juan Camilo está con .571, jonrón y cuatro remolques; Ronald Garth para .556 (5-9); Jilton Calderón y Jem Argeñal con .500.