•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No existió una ecuación efectiva para descifrar los continuos problemas que planteó en la colina el dominicano Eddy Candelario (1-0), quien anoche condujo a los Gigantes de Rivas al triunfo de 2x0 sobre el Oriental de Granada en un partido recortado a seis innings y un tercio por lluvia en el estadio Yamil Ríos.

El abridor caribeño lució hermético, dejando congelados en el cajón de bateo a los artilleros granadinos que solo conectaron cuatro imparables mientras se ponchaban 5 veces. Fue la tercera victoria de la tropa sureña en esta IX Liga Profesional, en una clara evidencia de capacidad no solo ofensiva, también han dejado claro que su pitcheo es sólido, por eso las apuesta de favorito que tiene Rivas se están viendo sobre el terreno.

Tanto Candelario como el carabinero añejado como es Diego Sandino (0-2), se envolvieron en un duelo de pitcheo que mantuvo la emoción de los aficionados rivenses. El dominicano con sus latigazos y Sandino con sus disparos de rompimiento, llevaron las acciones hasta el cuarto episodio sin daños que lamentar y sólo un hit en la pizarra.

No obstante, la primera herida se suscitó en el quinto capítulo y fue con sello sureño. Imparable de Darrell Campbell al bosque izquierdo y doble remolcador encima de la tercera base de Isaac Martínez, fue la punta de lanza que quebró el hielo.

La segunda estocada fue en la sexta entrada. El dominicano Carlos Sosa descargó su tercer doblete de la temporada y Ramón Flores con largó hit a la derecha del patrullero central empujó el definitivo 2x0 a favor de Rivas. Ramón fue out en tercera, pero su aporte fue decisivo.

En el inicio del séptimo, después que Jimmy González falló en foul al receptor, Wellinton Dotel conectó sencillo y se largó a tercera por hit de Ronald Garth.

Y fue el momento de la Naturaleza. Llovió fuertemente, quedando el terreno en malas condiciones. Los árbitros decretaron media hora de espera, pero comprobaron que no se podía jugar.

Antes, en Chinandega también se canceló el partido por lluvia. Ahí solo se jugaron dos innings en los que el Chinandega le ganaba 1x0 al Bóer.