•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Selección mexicana usará solo a jugadores de la Liga local, para sacar provecho de la altitud de 2,240 metros sobre el nivel del mar de la ciudad de México, donde se jugará la ida

de la repesca del Mundial contra Nueva Zelanda, pero no cerrará las puertas a los extranjeros en la vuelta, en Wellington.

“En este momento la necesidad es ganar y hacer valer la condición de local con la gente que está acostumbrada a jugar a la altura de México”, anunció este jueves el seleccionador Miguel Herrera, quien dijo también que comunicará sus planes a las figuras del país que militan en clubes extranjeros.

Herrera explicó que convocar a los hombres que juegan en Europa los obligaría a someterse a largos viajes sin la posibilidad de darles tiempo para adaptarse a la altitud.

Matizó que sus planes para el partido del 13 de noviembre en el Estadio Azteca pueden cambiar con vistas al de vuelta, el día 20.

“Todavía tenemos hasta el 5 de noviembre para decidir si lo hacemos para el segundo partido”, precisó.

El Tri venció el miércoles por 4-2 a la Selección de Finlandia en partido amistoso de preparación para la repesca, jugado en Estados Unidos. Tuvo un primer tiempo de buen ritmo, pero mostró fallos en la defensa, que permitieron al rival marcar dos veces, a pesar de jugar con suplentes, la mayoría del HJK Helsinki.

Herrera se declaró contento con el desempeño de sus jugadores y admitió que el equipo para enfrentar a Nueva Zelanda en el Azteca será muy similar al del encuentro en San Diego, que tuvo como base a la plantilla del América.

“No creo que haya algún cambio. Me ha dejado tranquilo el accionar de todos los muchachos, espero que cumplan con los trabajos del día con día”, puntualizó.