•  |
  •  |
  • END

ESPN.com

FILADELFIA
No existe una fórmula mágica. No hay una receta secreta. No se ha escrito un libro que se haya agotado en Amazon con el título: "Cómo crear un Equipo de Serie Mundial o te devolvemos el dinero -- los $200 millones de dólares que has invertido".

Los Filis -como su leal público hace tiempo lo reconoce- nunca han hecho grandes movidas. No incorporan al jugador más caro o al agente libre más famoso del mercado. No piden en cambio el nombre más atractivo cerca de la fecha de cierre de trueques al finalizar el mes de julio.

En vez de eso, se escapan de los titulares y van detrás de los jugadores que nunca han sido la noticia del día en "SportsCenter". Matt Stairs … Jayson Werth … Greg Dobbs …Scott Eyre … J.C. Romero … Chad Durbin.

Antes del cierre de la fecha de cambios en julio, por ejemplo, Gillick se plantó con el precio de un par de relevistas izquierdos en el mercado. Exactamente una semana después, pudo salir al mercado y hacer un acuerdo por un relevista zurdo tan bueno como cualquiera de los anteriores -- Scott Eyre -- con los Cachorros a cambio del prospecto de lanzadores de medio alcance (el relevista de Clase A, Brian Schlitter).

Eyre después hizo que ese cambio haya sido simplemente brillante, con un promedio de efectividad de 1.88 en 19 apariciones con los Filis.

Se podría decir que eso fue suerte. Salvo que el año anterior, los Filis incorporaron a otro lanzador zurdo que hoy conforma el bullpen, J.C. Romero, por prácticamente nada después de que los Medias Rojas lo cortaron. Esa movida le brindó un lanzador que ha hecho que los bateadores izquierdos se vean limitados a un promedio de bateo de .104 (en 138 turnos tuvieron 14 hits) durante el último año y medio -- después de que Boston lo dejó ir.

Después está el hombre que se podría decir que ha bateado como emergente el jonrón más importante en la historia de los Filis -- Stairs. Él también fue un jugador que Gillick incorporó en agosto después de que su equipo anterior (Toronto) lo diera en asignación. Pero Stairs fue capaz de llenar una posición que los Filis habían intentado ocupar durante semanas -- un jugador de la banca que puede conectar jonrones. Y después de una descomunal bomba en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional ante Jonathan Broxton, ese cambio nunca se ha visto mejor. Pero éste es un equipo lleno de jugadores de la misma clase. Veamos algunos de ellos:
Dobbs: Reclamado a través de waivers en enero de 2007, cuando los Marineros estaban renovando el plantel. Era un jugador que siempre le había gustado a Gillick desde sus días en Seattle. Desde que llegó a Filadelfia, Dobbs ha conseguido más imparables como emergente (36) que cualquier otro jugador en la Liga Nacional, pero además de eso abrió 123 juegos -- la mayoría en la tercera base.


Werth: Firmó como agente libre por $850.000 dólares en diciembre de 2006, después de que los Dodgers no le extendieron su contrato. Gillick era el gerente general en Baltimore cuando Werth fue la selección de primera ronda de los Orioles en 1997. Después siguió sus pasos de cerca durante los inconvenientes que sufrió tras padecer problemas en la muñeca durante las temporadas de 2005 y 2006. Werth se ha transformado en un jardinero derecho efectivo y este año conectó más jonrones (24) que Justin Morneau y David Ortiz, y cuenta con un promedio de slugging (.498) más alto que Magglio Ordóñez y Carlos Peña.

Durbin: Los Tigres no le extendieron la oferta el pasado invierno porque era elegible para arbitraje salarial. Firmó con los Filis un acuerdo como agente libre por un año y $900.000 dólares. Se convirtió en una de las piezas del bullpen más útiles y versátiles (promedio de efectividad de 2.87 en 71 apariciones), a pesar de haber bajado un poco su desempeño en septiembre.

Moyer: Otro cambio de agosto (en 2006), y otro cambio de un jugador que se remonta a Seattle. Moyer tenía 43 años cuando los Filis lo cambiaron y fue cortado por estar cerca del retiro. Bueno, al parecer no fue así. Desde entonces, ha conseguido el mismo récord (35-21) que Josh Beckett y Carlos Zambrano. De hecho, sólo hay seis lanzadores en el béisbol que cuentan con más victorias que Moyer desde que llegó a Filadelfia.

Entonces, repasemos. Ninguno de los siete jugadores que hemos mencionado aquí -- Eyre, Romero, Stairs, Dobbs, Werth, Durbin y Moyer -- significó una incorporación de un agente libre importante.