•   Turín  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Real Madrid se encontró con un Juventus que mostró una ofensiva rápida y directa, mientras obligaba a Iker Casillas a sacar magníficas atajadas para evitar un primer tiempo que pudo ser peor en Turín para los dirigidos de Ancelotti, que fueron más erráticos de lo normal.

Pero en la segunda parte, los blancos aceleraron el curso del balón, remontaron un 0-1 con un Cristiano Ronaldo imparable y otro latigazo de Gareth Bale, pero no les alcanzó para ganar porque el español Fernando Llorente anotó su segundo gol ante los blancos en esta Champions y empató 2-2, dejando al Madrid clasificado a los octavos de final con diez puntos, invicto.

Madrid todavía no muestra la seguridad en su zaga, permitió 25 remates a su puerta, la cifra más alta de sus últimas 10 temporadas de Champions. Pero tampoco se puede negar la ferocidad de la Juve, mantuvo bajo presión la puerta de Iker, inclusive en el segundo tiempo cuando mejor se miró Madrid con Cristiano haciendo de su velocidad su principal arma para dejar mal parada a la defensa de los italianos.

Ancelotti hizo un par de cambios en defensa, mandó a Sergio Ramos de lateral derecho y le dio espacio a Rafael Varane como central. ¿Buscaba más seguridad? No le funcionó, porque los italianos sacaron provecho de la presencia de Varane, quien dio un penal dudoso en la primera parte, cobrado por Arturo Vidal al minuto 41, y el gol de Llorente llegó con un centro que le ganó toda la espalda al francés.

Como siempre Andre Pirlo se lució haciendo una buena lectura de lo que pretendía Madrid con tres hombres parados en el centro y a veces hasta se le sumaban Modric y Khedira. Por eso Pirlo movió la pelota más por las bandas con Carlos Tévez, Pogba y Marchisio, y cuando estaba con espacio, también intentó pases largos con Llorente.

Ahí estuvo la clave para mecer a los merengues en la primera parte, ganándole la partida al también medio campo de jerarquía, Xabi Alonso, que la verdad se veía muy replegado a sus propios defensores.

Pero lo de la segunda parte fue impresionante. Los dos clubes jugaron un ritmo acelerado de ida y vuelta. Madrid con un Ronaldo a todo pulmón, Bale más conectado a su ferocidad de juego y un Benzemá más elocuente con el balón. Ronaldo anotó al 51 con un error de Martín Cáceres y Bale lo hizo de forma similar, con un remate mortal que mostró que Buffon ya no es el mismo. Madrid tiene 10 puntos con solo dos fechas pendientes.

En otros partidos de ayer, el Manchester City goleó 5-2 al CSKA de Moscú con un triplete de Álvaro Negredo y un par de tantos de Sergio “Kun” Agüero. Mientras por el CSKA los anotó el de Costa de Marfil, Seydou Doumbia. La Real Sociedad empató sin goles con el United. El PSG igualó 1-1 con el Anderlecht y se quedó a las puertas de la clasificación. Galatasaray derrotó 1-0 a Copenhague y se ubicó en la segunda posición del Grupo B con cuatro puntos, uno más que Juventus.