Edgard Tijerino
  •  |
  •  |

¿Habrá descartado Rumanía su participación en la Eurocopa de 2008? ¿Hay alguien que reciba con entusiasmo un pasaporte al infierno?
El grupo C de la Eurocopa 2008, con sede en Suiza, es escalofriante. Los dos finalistas de la última Copa del Mundo, Italia y Francia, con el siempre temido equipo de Holanda como agregado, han sido reunidos por un sorteo manejado por el diablo.

¿Qué puede hacer Rumanía frente a la agresividad de tres “Rottweilers” del fútbol mundial en el mes de junio de 2008? Cualquier imaginación sobre algo favorable se ve amputada.

No importa qué tipo de dificultades hayan atravesado para clasificar, Italia y Francia son equipos que saben moverse sobre un tejado caliente cuando llega la hora de los mameyes. Disponen de suficientes recursos humanos, atributos técnicos, fortaleza, destreza, historia y corazón.

Italia reiteradamente ha demostrado ir creciendo amenazante mientras avanza un torneo. En la Copa de 1970 clasificó en su grupo marcando un solo gol, y después avanzó a la final retando al Brasil de Pelé, Tostao y Gerson. ¿Y qué decir de lo mostrado por los azules en España 1982?
Su reciente victoria sobre Francia en un juego durísimo en el que Zidane reaccionó bruscamente a las ofensas de Materazzi, dejó flotando un fondo de venganza, y qué mejor escenario que una Copa de Europa para esa batalla sin cuartel.

Desde 1974, cuando provocó asombro con su fútbol total con Johan Cruyff al frente, ese operativo envolvente y deslumbrante, necesitado de un estupendo soporte físico, Holanda ha sido un adversario altamente respetado. Sus derrotas ante Alemania y Argentina en dos finales de ribetes espectaculares, certifican su gran calidad.

Aun habiéndose quedado a la orilla de lo grandioso muchas veces, ningún equipo levanta la mano para medirse con Holanda, ya sea en un Mundial o en una Eurocopa.

Así que, ¡pobre Rumanía! No sabemos si tendrá tiempo de asestar algún arañazo.

España en el Grupo D siente cierta tranquilidad junto a Suecia, Rusia y Grecia. Cierto, los griegos fueron los últimos ganadores de la Eurocopa, pero no han fortalecido su reputación deslizándose hacia lo cuestionable.

Alemania, tan discutible antes de la reciente Copa, se encuentra con Austria, Polonia y Croacia en el grupo B, en tanto en el A, el equipo de Portugal debe fajarse con la siempre difícil República Checa, el local Suiza y Turquía.