•   Dallas  |
  •  |
  •  |
  • ESPN.com

Para los Vigilantes de Texas, enviar a Ian Kinsler hacia Detroit fue uno de los movimientos más duros de la actual administración.

Pero el bajón de productividad ofensiva como equipo, que consideran fue buena parte culpable de su exclusión en las anteriores dos postemporadas, los hizo decidir rápido a favor del canje por Prince

Fielder.

El gerente general del equipo, Jon Daniels, aseguró que apenas el martes a mediodía comenzaron a negociar entre los Rangers y los Tigres de Detroit , quienes también enviarán 30 millones de dólares a la cuenta de Texas.

“Dave (Dombrowski, gerente general de los Tigers) me llamó el martes para preguntar si estábamos interesados”, dijo Daniels. “Y de inmediato contestamos que sí”.

La decisión de dejar ir a un jugador criado en sus granjas, que debutó en las Mayores en el 2006, el primer año de Ron Washington como manager y de Daniels como gerente general, fue complicada desde el punto de vista beisbolero y sentimental.

“Es un líder dentro y fuera del terreno de juego”, dijo Washington. “Nunca se guardó nada en el parque de pelota; jugó con gran intensidad cada noche y fue parte importante del éxito reciente, que incluso nos llevó a la Serie Mundial dos años consecutivos”.

“Es uno de los favoritos de la organización entre los aficionados”, agregó. “Aquí se hizo pelotero All-Star”.

Kinsler llegó a la organización de los Vigilantes a los 16 años y de inmediato se convirtió en uno de los principales prospectos de las granjas. Subió a las Mayores y en el partido inaugural del 2006 debutó con un hit sencillo sobre el lanzador Curt Schilling.

Para el 2008, ya era un pelotero calibre Juego de Estrellas y se va con la marca de robos de base, entre otras de las estadísticas trascendentes del equipo.

La temporada pasada, apenas conectó 13 cuadrangulares y produjo 76 carreras, en medio de una crisis de bateo de los Vigilantes hacia el final de la campaña, que los llevó de ser el equipo con más producción ofensiva en el 2012 a ser los séptimos en el 2013.

“Fielder es durable, juega todos los días para ganar”, consideró Daniels. “Ayudará a Adrián Beltré en medio del orden. Es difícil conseguir en estos días poder en medio del orden. Es joven con experiencia, 29 años”.

Daniels desestimó que Fielder venga de su peor temporada ofensiva en las Grandes Ligas, que incluyó promedio de .279 con 106 carreras producidas y solo 25 cuadrangulares, su cifra más baja desde su primera campaña completa, en el 2006.

“Sentimos que aún tiene mucho qué dar”, dijo. “Nuestros scouts hicieron análisis y creemos que todo está bien con él”.