•   China  |
  •  |
  •  |
  • ESPN.com

Cuando esta noche el filipino Manny Pacquiao (54-5-2, 38 KO) y el estadounidense Brandon Ríos (31-1-1, 23 KO) crucen golpes en el Cotai Arena, de la urbe china de Macao, estarán buscando a toda costa una victoria contundente. En apariencia sus carreras no penden de un hilo, pero ambos están conscientes de que su futuro pudiera aclararse o ensombrecerse en correspondencia al desenlace de este combate.

Uno y otro llegan con la carga de recientes derrotas. Pacquiao recibió un fallo injusto ante el estadounidense Timothy Bradley (31-0-0, 12 KO) y luego cayó fulminado por el poder del mexicano Juan Manuel Márquez (55-7-1, 40 KO). Mientras Ríos cedió el invicto en pelea revancha con su compatriota Mike Alvarado (34-2-0, 23 KO).

Esos tropiezos añaden presión a ambos. Sin embargo, en las actuales circunstancias el más urgido de un triunfo es el diputado filipino de 35 años, que de disputarle durante años el reinado libra por libra a Floyd Mayweather Jr. (45-0-0, 26 KOs), ha pasado a ser una verdadera incógnita debido al espeluznante nocaut que le propinó Márquez en diciembre pasado.

Por esa duda razonable --nadie sabe a ciencia cierta cómo reaccionará sobre el ring-- Pacquiao no debe salir derrotado. Para él un revés significaría el crepúsculo de su fructífera carrera profesional. Ya se lo hizo saber su entrenador Freddie Roach, cuyo ultimátum es alto, claro y público: “Si esto no sale bien, entonces tendremos que hablar seriamente del retiro. Yo seré el primero que se lo diga, tenemos un trato de que cuando hablemos de ello, se irá”.

Este será el primer combate del Pacman en 11 meses. De ganar todo volverá a su lugar. Tendrá retadores por doquier, aunque sus opciones más lucrativas serían Mayweather Jr. y Márquez. Él y su equipo lo saben, y Roach se encargó de confirmarlo a los medios.

Brandon Ríos señala que “esta pelea significa mucho para mí, porque es la oportunidad para llegar al nivel más alto. Nos hemos preparado muy bien y confío mucho en mis habilidades. Soy un guerrero. No iremos a buscar ese golpe que pudo conectar Márquez, pero sí vamos a ver si Pacquiao puede dominar a un peleador más joven como lo soy yo”.

Para el joven de 27 años, una victoria le abriría las puertas a combates de elevada paga en la división welter. Si pierde de forma abultada tendrá que nadar contra corriente para relanzar su carrera. En cambio, si logra ser competitivo, aunque no salga victorioso, su estrella permanecerá intacta porque su estilo de combate apasiona a la fanaticada y eso siempre lo tienen en cuentan los promotores a la hora de arreglar los combates.