•  |
  •  |
  • END

El nombre de Joseph Agbeko ha provocado tantas reacciones en William González, que nada parece inquietarlo ahora cuando espera por quinta vez que se reprograme la pelea por título que ostenta el ghanés de la corona mundial de las 118 libras de la FIB.

En el gimnasio “Alexis Argüello”, el mayor de los “Chirizos” sigue entrenando. Algo que se ha vuelto una rutina casi tediosa porque no llega al término que tanto ha esperado: pelear con Agbeko y arrebatarle el campeonato que una vez perteneció a Luis Pérez.

“La última vez que se suspendió la pelea fue cuando más me desanimó (13 de septiembre). Faltaban unos días y tenía una condición física excelente, estaba muy entusiasmado, pensando en cómo derrotarlo, y la volvieron a suspender”, recuerda González de ese mal rato que le provocó no enfrentarse a Agbeko.

“No quería saber nada, quería olvidarme de Agbeko y ese título, pero después reaccioné, porque yo me gané con hechos este chance, y me lo tienen que dar”, dijo el nica tras su entrenamiento de ayer, del que salió en 125 libras, tan sólo siete por encima del peso.

Desde Estados Unidos, William ha recibido información que Don King, apoderado de Agbeko, tiene hasta el seis de noviembre para anunciar la fecha para esta pelea, y aunque aún no es oficial, se habla de que podría ser en diciembre de este año, en Nueva York.

Días antes a la pelea del 13 de septiembre, programada en Rivage, Biloxi, el monarca se declaró enfermo de malaria, según un certificado médico que recibieron en las oficinas de la FIB, y tuvieron que darle un tiempo para recuperarse y regresar al ring.

“No me preocupa la condición física. Me he mantenido entrenando siempre, pero espero que esta vez sí se dé la pelea, porque me parece lo más justo para todos”, dijo el nica, mientras conversaba con su entrenador Ramón “El Chino” Gutiérrez.

Si le confirman este seis de noviembre que el combate titular será en diciembre, William y Ramón ya tienen el plan para intensificar los entrenamientos junto a los sparrings que le ayudarán para llegar en la mejor forma.