•  |
  •  |
  • END

Los Rays no podían perder ese juego. Salir de casa 0-2 rumbo a Filadelfia los aproximaba al caos. Así que el manager Joe Maddon tenía que frotar muy bien su lámpara, para que el equipo recuperara ese impulso con toque mágico que lo había llevado tan lejos, como el ejército de Alejandro.

Y lo lograron. En pie de guerra, los Rays gritaron: ¡Aquí estamos!, mientras le daban forma a una victoria 4x2, contragolpeando a los Filis, que continuaron afectados por una terrible sequía con gente circulando, pero tuvieron aliento para morir peleando con Howard al bate y Werth en base, presionando al chavalo David Price, que supo crecer y cerrar puertas.

Las sospechas sobre la inseguridad de Bret Myers saltaron rápidamente al tapete en el propio primer inning. Boleto a Iwamura, hit de Upton y error de Jayson Werth facilitaron a los Rays colocar hombres en tercera y segunda. Peña y Longoria, con roletazos al cuadro, impulsaron las dos primeras carreras, metiendo a los Filis en el callejón de las dificultades.

Después de un primer inning despejado, el abridor de Tampa, James Shields, se vio amenazado en el segundo cuando el “Monstruo” Howard abrió con doble y Burrell fue boleado. Aprovechando la inutilidad de los Filis en grandes momentos, Shields logró embotellar ese peligro dominando a Victorino, Dobbs y Feliz.

Myers, en tanto, siguió cojeando con un pitcheo sin secretos. Cohete de Navarro, base a Baldelli y otro hit dentro del cuadro de Bartlett, llenaron los costales. Con dos outs, Upton salió de la oscuridad conectando hit impulsador de Navarro, pero no de Baldelli, quien murió en el plato víctima del brazo de Werth. Tampa ampliaba su ventaja a 3x0.

Los Rays no funcionaron en el tercero, pero atacaron en el cuarto con hits seguidos de Floyd y Navarro, un roletazo de Baldelli que permitió forzar a Navarro en segunda, colocando hombres en las esquinas, y por fin, un toque de bola de Bartlett fabricó la cuarta carrera con movimiento oportuno de Floyd desde tercera. ¡Qué fácil se vio ese squeeze!
Shields no estaba impresionante, pero ofensivamente la falta de bateo en el clutch de los Filis le permitía colgar ceros como chorizos en un mercado. Cuando Shields flaqueó un poco, Dan Wheeler entró a resolver con autoridad, y más adelante, el joven pistolero David Price supo contribuir, pese al jonrón que le conectó el emergente Eric Bruntlett en el inicio del octavo, bateando por Greg Dobbs.

Y en el noveno, con doble de Carlos Ruiz y un error de Longoria sobre batazo de Werth, los Filis anotaron su segunda carrera, antes de ver poncharse a Utley y fallar una vez más a Ryan Howard, ese gigante tan empequeñecido en esta postemporada.

¡Cómo hace falta el bateo de Jimmy Rollins! Ha lucido como un sonámbulo, de 10-0 en los primeros dos juegos.