•   Dominicana  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El segunda base dominicano Robinson Canó, recién fichado por los Marineros de Seattle por 240 millones de dólares por diez años, dijo que no fue bien tratado por los Yanquis de Nueva York, equipo con el que hubiera preferido concluir su carrera como jugador de las Grandes Ligas.

Canó, dueño ahora del cuarto mayor contrato en la historia de las Ligas Mayores, afirmó que estaba dispuesto a aceptar de los Yanquis un contrato de diez años a cambio de 200 millones de dólares.

“Quiero decirles a los fanáticos que no quería irme de Nueva York, quería terminar mi carrera con los Yanquis, pero ellos no me trataron bien durante la negociación. Me dijeron: tenemos 175 millones, lo toman o lo dejan”, expresó el estelar jugador durante una entrevista con el programa de televisión “Noche de Luz”, que se difundirá completa el sábado próximo.

Afirmó que cuando los Marineros ofrecieron los 240 millones de dólares, su abogado llamó al dueño de los Yanquis para darle la última opción, pero este dijo que tenían 175 millones de dólares “y de ahí no nos movemos”.

“Me sentí poco valorado por el equipo (de los Yanquis), porque primero me ofrecieron 135 millones (de dólares), luego 160, 170 y finalmente 175 y nos dijeron (a él y a sus agentes) tómenlo o buena suerte”, sostuvo Canó.

El intermediario dominicano reveló que su abogado reflexionó y consideró que en los Yanquis de Nueva York ya no lo querían en sus filas.

“Se supone que para los Yanquis seríamos la prioridad (en el mercado de agentes libres) y sin embargo, no nos trataron como tal”, adujo.

Robinson Canó, de 31 años, registra un promedio de .309 con 204 cuadrangulares y 822 carreras impulsadas en nueve temporadas en las Grandes Ligas, todas con los Yanquis.