•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después del último partido de la semifinal entre Diriangén y Ferreti, las cosas han ido de mal en peor alrededor de los Caciques. Hasta ayer se marchó el último extranjero, Lucas Martela, rumbo a Argentina, porque todo este tiempo estuvo esperando su pago pendiente por su desempeño con los blanquinegros en el Apertura.

Diego Bruto, el otro argentino, se marchó la semana pasada sin cobrar todo lo que le debían. Pero ahora la peor parte la están pasando los jugadores nacionales, pues la mayoría sigue esperando pago y no hay nadie de la directiva que dé la cara para hacerse responsable de las deudas.

Desde hace algunas semanas fue un secreto a voces que el presidente del Diriangén, Danilo Abud, renunció junto a un par de directivos en respuesta a la carta que enviaron los jugadores a varios medios, quejándose de esta falta de pago.

El problema es que ahora nadie da la cara, pero en la Federación Nicaragüense de Fútbol no tienen una carta en la que conste que Danilo Abud haya renunciado.

“Para nosotros (Federación) sigue siendo el presidente Danilo Abud porque no nos han enviado ningún documento que diga lo contrario. Por cierto, le enviamos una queja de los jugadores Jorge Portocarrero y Germán Umaña, que están cedidos a préstamo por Diriangén a la UNAN-Managua, bajo la condición de que los Caciques asumirían el 50% del pago, y es la fecha y no les habían cumplido. Le enviamos un correo al presidente y no tuvimos respuesta del caso”, dijo José María Bermúdez, secretario general de la Federación.

Explica Bermúdez que también en las oficinas de Fenifut está una solicitud de baja de Emilio Palacios bajo el mismo alegato: no percibir su salario en el último mes y medio, y, peor aún, no sabe quién asumirá el compromiso de pagarle.

Además, en la carta el delantero de los diriambinos explica que en 2008 esta misma directiva le quedó debiendo más de C$28,000 y nadie le dio respuesta, y, al parecer, teme que le pase lo mismo.

Para este caso, también la Federación envió comunicación al actual presidente de los Caciques y tampoco ha tenido respuesta.