elnuevodiario.com.ni
  •   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuba aceptó participar en calidad de "invitada" en la próxima edición de la Serie del Caribe de Béisbol, a disputarse en Venezuela, 10 días después de que el gobierno de Estados Unidos desbloqueara su asistencia, informó este viernes la Federación local.

"Con agrado estamos anunciando que una vez recibida la documentación oficial de la Confederación Profesional de Béisbol del Caribe (CBPC), la Federación cubana aceptó participar en calidad de invitada a la Serie del Caribe", prevista del 1 al 7 de febrero en Isla Margarita, dijo el titular de la entidad, Higinio Vélez, en un comunicado divulgado por medios locales.

Vélez destacó que "después de 53 años, un equipo de la isla (el campeón nacional Villa Clara) participará nuevamente en la Serie (...) enfrentándose a los campeones de las Ligas Profesionales de México, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela".

Cuba recibió con reservas el 4 de diciembre la decisión de Washington de permitir su participación en la edición del evento de 2014 como país invitado y no como miembro pleno, anunciada por el director de Desarrollo de las Grandes Ligas, Joel Araujo, y no fue hasta este viernes que aceptó la invitación.

Cuba participó en la Serie del Caribe desde su creación en 1949 hasta 1960, y ganó siete ediciones. El torneo se interrumpió en 1961, año en que el gobierno revolucionario abolió el profesionalismo en el deporte, y la isla no regresó tras la reanudación en 1969.

Su regreso a la justa regional había sido anunciado en junio pasado en La Habana por el presidente de la CBPC, Juan Francisco Puello, pero un mes después fue vetado por Washington, debido al embargo que aplica contra la isla desde 1962, lo que dio un matiz político al tema y abrió interrogantes.

La televisión local criticó entonces como un hecho "inaudito" que Cuba, dueña de 25 títulos mundiales y tres olímpicos de béisbol, tuviese que esperar por un permiso de Estados Unidos para participar en un evento "puramente caribeño", mientas que el semanario Trabajadores cuestionó si, bajo las nuevas condiciones, la isla podría cobrar el dinero que "ganemos".

Cuba pidió en septiembre pasado a Estados Unidos que le pague una deuda de 2,3 millones de dólares a la selección de béisbol de la isla por participar en las dos últimas ediciones del Clásico Mundial, celebradas en 2009 y 2013.