•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más allá de la inconsistente y descabellada actuación de la Organización Mundial de Boxeo, OMB, a través de su presidente Francisco Valcárcel, de declarar cuatro meses después que la promocionada pelea de título mundial interino mínimo (105 libras) realizada por la empresa Zanfer en julio en Mérida, Yacatán, no era avalada por cetro del orbe, Carlos “Chocorroncito” Buitrago, 27 (16 KO)-0-1, logró un estupendo comportamiento.

Poco importa que la OMB se lave las manos de forma descarada, poco importa que se haya jugado con los sentimientos de los nicaragüenses, de un atleta y de su familia, porque lo rescatable es que Buitrago demostró con sus puños y con su trabajo que está para grandes retos.

En este año 2013, que está a punto de cerrar sus ojos, “Chocorroncito” consiguió balance de tres victorias y un empate. Su triunfo contundente en el primer round por la vía del nocaut ante Yáder Escobar el 3 de mayo, fue el punto de partida de la interesante jornada del púgil de la escuadra de Prodesa.

El siguiente logro de Carlos fue su victoria ante José el “Pollo” Aguilar, a quien había vencido por decisión en 2012 en un fallo cerrado, pero en su segundo encuentro, el 25 de mayo, fue más claro en

su superioridad.

Con ese panorama, Buitrago afrontó el reto de viajar a México para chocar contra el entonces invicto Julián Yedras, 21 (13 KO)-1, a quien superó de forma contundente en un pleito que supuestamente era por el cetro mundial interino OMB y que después no lo fue.

Su gran cierre lo tuvo en Filipinas el 30 de noviembre, cuando demostró una vez más en tierras ajenas, que su potencial está ahí y su trayectoria en el pugilismo es prometedora. El empate con sabor a victoria de Buitrago ante el actual campeón regular 105 libras OMB, Merlito Sabillo, 23 (12 KO)-0-1, dejaron en evidencia que este muchacho tiene madera. Por algo Alexis Argüello (q.e.p.d.) depositó mucho

interés en él.