•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Espndeportes.com

Durante los últimos dos años, el campeón minimosca Román “Chocolatito” González había trabajado arduamente bajo el radar, como el secreto mejor guardado del boxeo.

Pese a ser uno de los pegadores más devastadores del deporte, y un integrante extraoficial de muchas listas libra por libra, González, 37 (31 KO)-0, de 26 años y nativo de Nicaragua, ha tenido problemas para abrirse paso en el mercado.

Competir en la segunda categoría más pequeña no ha ayudado, ni tampoco la inhabilidad del diminuto pegador para conseguir apariciones en la televisión por cable de Estados Unidos.

Para muchos aficionados, la única exposición que tuvieron del “Chocolatito” en televisión, pese a que fue transmitida en la de alguna forma desconocida AWE Network (ahora conocida como Wealth TV), fue un festín de golpes en noviembre de 2012 contra el mexicano Juan Francisco “Gallo” Estrada en Los Ángeles.

Fue apenas la tercera ocasión en la carrera de González que había peleado en territorio estadounidense, pero ese pleito será difícilmente olvidado por todos aquellos que lo presenciaron.

González no solamente ha dominado la división minimosca en años recientes, sino que también logró cuatro nocauts en igual número de apariciones durante un paso reciente en las 112 libras. Pero fue Estrada, entonces de 22 años y un peleador emocionante y demasiado agresivo, quien soportó el tipo de golpes que han liquidado a casi el 84 por ciento de los peleadores a los que ha enfrentado González.

Los dos cañoneros se combinaron para generar una candidata a pelea del año, con González resistiendo para defender su título de las 108 libras por decisión unánime. Estrada, quien fue apenas el segundo púgil desde 2009 que se va toda la ruta ante González, logró una actuación tan cautivante, que los aficionados de hueso colorado han estado pidiendo a gritos una revancha desde entonces.

Estrada, quien bajó de peso para retar a González, volvió a la división mosca en abril para ganar convincentemente un par de títulos ante Brian Viloria en una emocionante decisión dividida. Posteriormente, defendió sus cinturones en julio, dominando al invicto Milan Melindo en Macao. Ya que Estrada claramente comprobó en 2013 que él manda en la división mosca y que, a los 23 años, es una estrella en desarrollo, no hay mejor momento que este para que González, quien ya tiene dificultades para dar las 108 libras, suba de división y busque una revancha.

Considerando la clase de los púgiles, el estilo emocionante de Estrada y el raro poder pegador de González, una revancha no solamente sería interesante, sino también una que merece un buen lugar en una de las cadenas principales.