Francisco Jarquín Soto
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Diriangén parece que ha vuelto a la normalidad. Los jugadores recibieron su pago, Flavio Da Silva se hizo cargo del equipo y arrancó pretemporada. Algunos prefirieron no marcharse ante la presencia de caras nuevas al mando del club más longevo del país, entre ellos el comisionado general Horacio Rocha.

No es el caso de Emilio Palacios, a quien le cancelaron la deuda, pero asegura que se marcha del Diriangén a la UNAN-Managua. “Desde el Apertura la gente de la UNAN me quería, pero me puse a pensar con el corazón, terminar con el equipo con que debuté, disfrutar con mi afición y ya ven lo que me pasó. No voy a pensar más en mí, sino en mi familia, y ya decidí jugar con la UNAN”, dijo Emilio en plática con El Nuevo Diario.

“Solo quiero que me entreguen la baja como la solicité y ojalá me la den; pero si no, vendo agua helada, pero no vuelvo”, agregó el delantero.

“Los jugadores tenemos familia que mantener y así rogando para que te paguen no se puede. En la UNAN es diferente; sé que mis compañeros que juegan con la UNAN no quieren regresarse por eso, porque en ese equipo sí tienen su pago a tiempo y eso al final te da tranquilidad”, concluye Palacios.