•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Real Madrid no tuvo problemas para espantar los fantasmas del ‘Alcorconazo’ y ganó con comodidad 2-0 al Olímpic de Xàtiva, de Segunda División B, que sucumbió al resurgir de Ángel Di María, cuestionado tras el último encuentro de los blancos ante Osasuna.

Cada vez que un equipo de menor categoría que el club madridista se cruza en su camino en la Copa del Rey, es inevitable volver a acordarse de la humillante derrota que sufrió ante el Alcorcón en la temporada 2009/2010. Aquel 4-0 en el Estadio de Santo Domingo marcó un antes y un después en las eliminatorias coperas merengues.

Ayer, Di María decidió volver a ser aquel futbolista eléctrico e incómodo para sus rivales, y, ya de paso, ser útil a un Real Madrid. En el minuto 16, dio un pase perfecto a Jesé desde el centro del campo que el canterano cedió a Illarramendi para abrir el marcador y firmar su primer gol como madridista. El internacional albiceleste siguió con su pequeño recital, y otro pase suyo a la cabeza de Morata, en el minuto 27, sirvió para provocar un penalti por mano de Kike Alcázar que él mismo transformó.

La sorpresa de la jornada la dio el Racing de Santander, conjunto de la Segunda División B, que eliminó al Sevilla al imponerse por 0-2. En la ida el Sevilla ganó 1-0.