•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Fue un caso de transformación de lo caótico a lo espectacular, como el que nos presenta Stevenson con Mr. Hyde y el Dr. Jekyll, de lo malo a lo bueno. Un Barcelona lamentable, sonámbulo, sin saber qué estaba haciendo en la cancha y sin fijar lo que podía pretender, perdiendo 0-2 ante el Getafe, por los goles de Escudero y de Lisandro López, y a partir del primer gol de Pedro, en una escapada con remate bombeado en el minuto 35, convertido en un equipo capaz de fabricar posibilidades de gol sacándolas de la nada, sin importar lo reducido de los espacios, los intentos de anticipo ni las fricciones constantes, las ausencias de Messi, Neymar, Xavi y Puyol. Era otro Barsa, el reconocible con su juego afiligranado, cargado de sutilezas, a ratos de precisión milimétrica, y destructivo.

Tres goles de Pedro en el trayecto de nueve minutos, derrumbaron los muros de Jericó y colocaron al Barcelona en ruta hacia una estruendosa victoria 5-2, que le permite cerrar el año como co-líder de la Liga, con los mismos puntos del Atlético de Madrid, galvanizado por el ímpetu demoledor del brasileño Diego Costa, pero con mejor diferencia de goles. Fabregas concretando una asistencia de Pedro y ejecutando un penal provocado también por Pedro, aportó los otros dos goles azulgrana.

Fue tal la incidencia de Pedro, que con su accionar pudo haber marcado dos goles más, uno de ellos anulado por discutible fuera de lugar, y otro que casi logra Alexis en el final de juego. El Barsa inseguro, con su defensa agujereada, sin la destreza para abrir espacios en los primeros 30 minutos, parecía condenado al fracaso obligando al técnico Martino a mostrar su desesperación. Apareció Pedro en todo su esplendor, sacó del hoyo al Barsa, le quitó el sonambulismo y mató al Getafe.

Jesé salva al Real

El joven Jesé Rodríguez, sin alcanzar el protagonismo de Pedro, rescató dos puntos que el Real Madrid estaba cediendo con el empate 2-2 frente al batallador Valencia. Ese empate les hubiera alejado siete puntos de los líderes, y en lugar de eso, el gol de Jesé recibiendo de Modric y perforando a Guaita con un disparo contra el primer poste en el minuto 81, aseguró la victoria del Real Madrid, 3-2, manteniéndolo a cinco puntos, en pie de guerra.

Abrió DiMaría en el minuto 27 con un rayo laser desde la derecha con pierna izquierda y niveló Piatti a los 34 por el Valencia. Fue Cristiano con un cabezazo hacia abajo, quien adelantó al Madrid 2-1 a los 39, pero Mathieu, también de cabeza, pero por arriba, sorprendiendo a Diego López, volvió a equilibrar la pizarra, 2-2, a los 62 minutos. El empate revoloteaba amenazante, cuando Jesé resolvió la intriga y salvó al Madrid.

 

dplay@ibw.com.ni