•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A veces los malos resultados en un equipo suelen ser injustos con los que son encargados de conducirlos al éxito. En el béisbol es común que cuando un club está teniendo malos resultados, el principal culpable es el mánager, pero, ¿dónde queda la responsabilidad de los peloteros?

Este lunes se empezó a rumorar la destitución de Huber Silva del Oriental de Granada. El mánager, en horas de la tarde le confió al colega Levi Luna: “Me dijo Martín Madriz (directivo del equipo) que se reunieron con la Junta Directiva y que la misma pidió mi cabeza, oficialmente he dejado de ser el mánager de Granada y aunque creo que el problema del equipo no es dirección, quiero manifestar mis mejores deseos para que logren la clasificación”.

En horas de la noche, como si se tratara de un equipo de Grandes Ligas, busqué contactarme con Madriz y tras varios intentos fallidos para contactarlo vía telefónica, se concretó la comunicación, pero no confirmó la destitución de Silva.

“Todavía estamos en reunión con la directiva. No hemos tomado ninguna decisión”, expresó Madriz. Sin embargo, alrededor de las 8 y media de la noche de ayer se conoció que Omar Cisneros será el nuevo timonel de la tropa sultaneca.

Por su parte, Silva confirmó por la noche vía telefónica a El Nuevo Diario, que ya no era el mánager del equipo granadino.

“Estoy fuera del Oriental. Él mismo (Martín Madriz) me lo dijo hoy”, comentó el timonel.

¿Es culpable Silva de los resultados del Oriental? Tiene su cuota de responsabilidad, pero no es justo echarle toda la culpa. El equipo que se le asignó estaba entre los más discretos, junto al Bóer, sin embargo se mantuvo por largo rato en el tercer lugar de la tabla general.

Tampoco se puede olvidar tan rápido que Huber condujo a este equipo a la gran final contra los Tigres, la temporada pasada, aunque al final terminara como subcampeón, pero los Tigres tenían un equipo armado para ser campeón.

En los últimos 10 partidos, el Oriental acumula 4 triunfos y 6 derrotas. ¡Ojo!, que la mitad de esos desafíos han sido contra el rival directo por la clasificación, los Tigres, y el Oriental ha logrado un balance positivo de tres triunfos y dos derrotas. Perdió dos veces contra el Bóer; a los Gigantes les sacó un triunfo en 3 partidos.

Hoy Granada está a dos juegos del tercer lugar, que ocupa Chinandega, cuando solo restan 7 desafíos (dos contra los Tigres) para que termine la fase regular.

¿Será capaz Cisneros de revertir la situación del Oriental y clasificarlo a las semifinales? Tiene 7 juegos para lograr el milagro.