•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Salir de esa tumba honda y siniestra que es el sótano, con solo siete juegos pendientes, es la misión de Omar Cisneros como reemplazo de Hubert Silva al timón del sombrío Oriental, equipo que pierde 4 de sus últimos 5 partidos, en contraste con las 5 victorias en las recientes 6 batallas que ha logrado el Chinandega en un ruidoso resurgimiento, lo que le permite golpear las puertas de la casi siempre dramática recta final, con una ventaja de dos juegos, nada tranquilizante y mucho menos definitiva, pero muy significativa frente a la angustia aprieta-cuellos, terriblemente agobiante paso a paso a partir de hoy.

Frente a lo caótico, dos noticias con “cara de difunto ebrio” para el Oriental: El súbito bajón de voltaje de Jimmy González con solo 2 hits en 20 turnos, viendo derretirse su porcentaje líder el 15 de diciembre con 357 puntos hasta el 325 actual; y la pérdida de brillo en la colina del sorprendente Diego Sandino, con su efectividad carcomida de 1.70 a 2.13 en los últimos duelos. Eso explica que el equipo, con juego y medio de ventaja antes de estos deterioros, a los que debemos agregar el de su funcionamiento, se encuentre hoy a dos juegos de los Tigres, y con el mayúsculo reto de enfrentar esta noche a los Gigantes de Rivas en Granada.

El drama está concentrado en el fondo, porque arriba, pueden considerar clasificados al Bóer y al Rivas, sin fijar el orden en la tabla de posiciones. Un triunfo más del Bóer y dos del Rivas los asegura, porque nadie espera que el Granada cierre ganando sus siete juegos para llegar a las 24 victorias que alcanzarían Indios y Gigantes. En tanto, después de sufrir horas extras y padecer el temor del descarte, los Tigres, si permanecen fuera del hoyo, estarán salvando la temporada a última hora con el boleto de tercer lugar.

Así que, en la jornada de hoy, Omar y los Tiburones tratarán de sujetar el ímpetu de los Gigantes, que borraron dos juegos de desventaja respecto a los Indios durante el fin de semana con la dirección de Ramiro Toruño, la ofensiva de Darrel Campbell y el sólido pitcheo de Alexis Candelario y Elvin Orozco, mientras el equipo de Chinandega, que no se acuerda de las pérdidas de Yurandel de Caster y Curt Smith, se fajará aquí en Managua con el Bóer.

Terminar líder evita el suplicio y el desgaste de las semifinales, y eso es lo que buscan, con toda la intensidad requerida, Rivas y Bóer, aunque no siempre ver los toros de largo antes de la final resulta favorable.

 

dplay@ibw.com.ni