•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El largo elevado impulsador de Amaury Cazaña en el cierre del octavo con Juan Camilo en tercera, el enderezamiento oportuno de Carlos Teller cuando parecía que perdería su brazo zurdo en medio de la tormenta, un par de atrapadas espectaculares de Darwin Sevilla, y el remate enérgico de Logan Durán colgando los dos últimos ceros, fueron los factores que le permitieron al Bóer derrotar 5-4 a los Tigres, borrando una desventaja de 4-0, que daba la impresión de empujar a los Indios hacia algo catastrófico, anoche.

No importó que Williams Vásquez estirara a 24 juegos su racha hiteadora, ni que Paul Estrada estuviera manejando después de dos entradas esa ventaja de cuatro carreras. El Bóer salió del hoyo y se proyectó hacia la victoria que lo mantiene como líder de la liga.

¡Cómo hace falta José Campuzano en el jardín central! Un error de Darrel Walter en el primer inning tratando de interceptar el hit alargador de racha de juegos conectado de hit por William Vásquez (24), facilitó la anotación de Jem Argeñal desde la inicial; y en el segundo, Walter fue a buscar un out improbable tirando a tercera con Dazzy Sharp, proyectándose sin apuro, regalando la segunda base al bateador de hit Jordan Pavón. Cierto, los dobles consecutivos disparados por Iván Marín y Argeñal cerraron una ofensiva de tres carreras quitándole importancia a la falla mental de Walter, pero quedó el detalle. Muy temprano, la pizarra estaba 4-0 a favor de los Tigres, con los Indios aturdidos.

Un error del inicialista del Chinandega, Edgar Montiel, sobre disparo de Williams Vásquez, buscando un doble play cuelga-cero en el tercero, le permitió al Bóer enviar una señal de vida al anotar Janior Montes, recortando sigilosamente la diferencia 4-1, con mucho terreno que cabalgar.

No era para sospechar un estrepitoso derrumbe de Paul Estrada en el cuarto episodio, pero ocurrió, súbita y ruidosamente. Doble de Juan Camilo y cohete zumbado por debajo de Cazaña, colocaron hombres en las esquinas. Hit de Urbina por encima del esfuerzo de Marín, otro de Sandor hacia el jardín derecho, y el impacto de Janior Montes, enloquecieron a Estrada, determinaron su expulsión y empataron el juego 4-4, con dos indios circulando, situación que sin out, resolvió el relevista Jacinto Carrero con ayuda de un doble play.

La atrapada de la noche la realizó el short indio Sevilla en el sexto, convirtiendo en doble play fantasioso, un batazo llamarada disparado por Marvin Martínez, que pareció encabritarse al clavarse en el piso, pero Sevilla en un alarde de precisión, juntó coordinación muscular, prontitud de reflejos y el instinto, para levantar al público de las butacas, impidiendo que Chinandega tomara ventaja.

El doble abridor de Camilo corriendo perezosamente, y un wild, prepararon el escenario para el largo fly de Cazaña decidiendo el juego en el cierre del octavo.