•  |
  •  |
  • END

MLB.com / SAN DIEGO
No habrá ningún movimiento en torno al futuro de Jake Peavy en los próximos días, aunque no tiene nada que ver con la moratoria establecida por la liga que le prohíbe a los equipos hacer anuncios de suma importancia durante la Serie Mundial.

Sea o no la postemporada, los Padres están haciendo una pausa tras dos semanas de frenesí que tienen al gerente general Kevin Towers reiterando que Peavy no está oficialmente en “venta”. Pero eso no significa que los Padres no están escuchando ofertas por Peavy, el ganador del Premio Cy Young de la Liga Americana en 2007.

“Definitivamente hay mucho interés de parte de otros equipos”, dijo Towers. “Pero hemos calmado las cosas un poco en los últimos tres o cuatro días porque, después de buscar información y hablar con otros equipos, no quería seguir adelante hasta que Jake me diera la señal”. El agente de Peavy, Barry Axelrod, ha dicho que su cliente prefiere jugar en la Liga Nacional, aunque no es un hecho que no renunciaría a la cláusula de no cambio para jugar para un equipo de la Liga Americana.

Towers y el CEO de los Padres, Sandy Alderson, se reunirán con Axelrod la próxima semana para compartir algunas de sus conclusiones y ofertas preliminares. Después de esa reunión, Towers espera tener mejor idea de cuál es la posición de Axelrod y Peavy --quien tiene una cláusula limitada de no cambio-- y para cuáles equipos Peavy aceptaría jugar.

Atlanta figura como el principal candidato, ya que los Bravos están en busca de un lanzador para que encabece su rotación, y Peavy es del estado cercano de Alabama.

Los Cardenales, que llegaron a ser considerados un buen socio para el canje, aparentemente están fuera de la lotería por Peavy. Los Astros también parecen tener pocas probabilidades de adquirir al as, ya que no tienen el inventario de prospectos o jugadores listos para las Grandes Ligas que necesitarían para conseguir a Peavy.

Los Dodgers y los Cachorros, que también han participado en pláticas preliminares con los Padres, podrían ser considerados, aunque a Towers no le agrada la idea de ver a Peavy con los Azules, especialmente porque los rivales divisionales se enfrentan 18 veces durante el curso de la temporada.