•   Osaka, Japón  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Probablemente, el nerviosismo empieza a invadir al nicaragüense Félix el “Gemelo” Alvarado, quedan pocos días para subirse al cuadrilátero. Este 31 diciembre intentará superar la prueba más grande en su carrera profesional, arrebatarle el título minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo, AMB, al nipón Kazuto Ioka.

El rostro de Alvarado refleja el desgaste al que se ha sometido para bajar el peso hasta 108 libras. Los boxeadores cuentan de que esos últimos días antes de subir a la báscula, se sufre mucho emocionalmente, lo que menos quieren es conversar con la prensa, sin embargo, lo tienen que hacer por cuestiones promocionales.

Este sábado en Japón (viernes en Nicaragua) Alvarado realizó sesión de entrenamiento ante los periodistas que se congregaron en el gimnasio de Kasunori Ioka, padre del campeón Kazuto.

Según Miguel Ángel Arcia, apoderado del púgil, su pupilo realizó dos asaltos de guanteo con Atushi Kakutani, quien perdió en agosto con el mexicano Adrian el “Confesor” Hernández, campeón minimosca del Consejo Mundial de Boxeo.

“Kakutani, lució rápido de manos, moviéndose con agilidad y disparando golpes a distancia, Alvarado trabajó la pelea de acoso, y soportando golpes fuertes de su rival, tuvo un primer round de ubicación y acomodo”, comentó Arcia.

“En el segundo, Alvarado con más confianza trabajó con soltura y conectó buenas manos. Se le vio más ajustado y manteniendo el acoso logró hacer que su sparring finalizara agotado”, agregó.

Tras finalizar el guanteo, Kakutani se quedó con una buena impresión del pinolero. “Es fuerte, es razonable y se justifica por su pegada que tenga 15 nocauts en sus 18 peleas. No es tan rápido, pero se mueve bien y le pone presión a la pelea”, argumentó Kakutani.