•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Contra las cuerdas, tambaleándose, los Tiburones resisten y contragolpean aferrándose a la débil esperanza de no perder de vista a los Tigres y mantenerlos preocupados, sintiendo cómo la amenaza rasca sus espaldas. El drama en el fondo, con Chinandega sacándole dos juegos de ventaja al Oriental y cinco pendientes, sigue siendo intenso. Anoche, en un esfuerzo supremo, los dos equipos que batallan por sobrevivir entre las brasas, triunfaron sobre Indios y Gigantes, conservando inalterable lo intrigante.

La victoria del Oriental por 3-2, reaccionando a una temprana arremetida india de dos carreras, no galvaniza ilusiones, pero las mantiene en pie, latiendo, en tanto, pese a la desaparición como bateador de William Vásquez, viendo cortarse en 24 su racha hiteadora, los Tigres sujetaron por el cuello a los Gigantes, derrotándolos 8 por 1, y conservando la prudente y significativa ventaja de dos juegos sobre los Tiburones.

¡Qué impresionante y letal fue el pitcheo del derecho Santos Hernández durante largo rato ponchando a doce en siete entradas con solo un parpadeo! Golpeado inesperadamente en el primer inning después de dos outs vía “fusilamiento” sin embasados, y el cielo despejado, Hernández fue herido dos veces por hit impulsador de Juan Carlos Urbina con bases llenas, obviando una falla arbitral “quema reglas”, que provocó más desconcierto que protesta por parte de los Indios, pero logró imponer a latigazos su poder y control atornillando al Bóer, mientras los orientales “hinchaban” su ofensiva en el quinto haciendo girar la pizarra 3-2, con el jonrón de dos carreras disparado por Kelly Ramos, y hit remolcador dentro del cuadro conseguido por Moisés Flores.

En ese quinto inning fatal para la tribu con el pitcheo del zurdo Rodney Rodríguez flaqueando, y el marcador 2-2, faltando un out, Edgard López conectó hit y se lanzó al robo de segunda, provocando un mal tiro del receptor Montes para instalarse en tercera. Con un infield hit a segunda, Moisés Flores produjo la tercera carrera de los Tiburones, y se estiró a segunda por mal tiro del intermedista Yepez.

No fue necesario algo más, y el 3-2 permaneció intacto. Juan Pablo López y Marino Salas mantuvieron atornillados a los Indios en los dos últimos innings, y Omar Cisneros consiguió en un momento de máxima urgencia, su primera victoria intentando rescatar a los Tiburones.

En Chinandega, durante su noche triste en el cajón de bateo, William Vásquez se fue de 5-0 con dos ponches, aunque conservando el liderato de bateo.

 

dplay@ibw.com.ni