•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Soy de los que creen que Félix el “Gemelo” Alvarado, 18 (15 KO)-0, tiene sólidas posibilidades ante el japonés y bicampeón mundial Kazuto Ioka, 13 (9 KO)-0, quienes se encerrarán en el cuadrilátero el próximo 31 de diciembre en Osaka.

Si algo puede esperarse del nicaragüense es su desmedida agresividad, ese ímpetu ha sido su principal carta de presentación en toda su corta carrera profesional, de manera que esa noche en Japón y madrugada (4:40) en nuestro país, Félix no nos desilusionará.

Durante esta fase de preparación del pinolero hemos sido testigos de su enfoque, de ese alto grado de optimismo de cara a un compromiso que podría marcar su futuro, tanto en lo deportivo como en lo económico.

Sin embargo, la sensatez me obliga a poner en la mesa de consideraciones el talento que posee Ioka. Este jovencito de 24 años ha logrado ser un impacto en Japón con su boxeo rápido de piernas y manos, además de su variedad de metralla que lo colocan como un serio peligro.

Kazuto es favorito para este combate, su línea de boxeo es más fina que la de Félix, tiene más velocidad, un jab que es como cuchilla y mete con autoridad sus golpes ascendentes.

Su clase y su destreza lo llevaron a convertirse en campeón mundial en febrero de 2011, con apenas balance de 6-0 frente al tailandés Oleydong Sithsamerchai, un sólido monarca de las 105 libras. Después hizo tres defensas del cinturón del CMB y hasta demostró ser capaz de unificar y destronar a Akira Yaegashi, quien era dueño del cetro AMB.

De forma relampagueante fue en busca del cinto de las 108 libras AMB y lo conquistó ante el mexicano José Alfredo Rodríguez, quien brindó una buena pelea, y hasta conectó con fortaleza al japonés, pero en el sexto cayó fulminado frente a ese certero y rápido ataque de Ioka.

Después de su triunfo ha hecho dos defensas de la corona que perteneció a Román “Chocolatito” González, y que este próximo 31 de diciembre volverá a exponer su cetro ante Félix Alvarado.

De manera que la misión del nicaragüense no será fácil, pero tampoco imposible. ¿Tiene posibilidades? Por supuesto…, pero su enfoque y su empuje para no dejar desarrollar su boxeo al japonés, serán claves.