•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Conozco a Emmett Lang desde muy joven. Por lo tanto, he visto cómo en el tránsito por la vida, ha atravesado riesgos y tomado retos, envuelto en un optimismo tan intenso, como llamas danzando frenéticamente en el bosque en pleno verano. Ahora, que tanto tiempo ha pasado frente a sus ventanas, con el pelo completamente blanco, y las circunstancias cambiantes entre atrevimientos, etapas en la cárcel, incertidumbres, nada claro sobre el próximo amanecer, pendientes diferentes tareas, y afectado por problemas de salud de implacable rigurosidad, ese optimismo permanece intacto.

“¡Claro que los Juegos Centroamericanos del 2017 van!”, me responde el presidente del Comité Olímpico, con brillantez en sus ojos y levantándose de la butaca, cuando pongo en duda que el compromiso adquirido este año en Costa Rica, llegue a realizarse.

“Dos veces hemos ganado esa sede, y no se vio nada. Está sería la tercera vez”, le digo.

 

“Eso no va a ocurrir.”

 

¿Cómo explicar esa seguridad?

Por todo lo que se ha hecho.

 

¿Acaso han hecho algo en estos meses?

Por supuesto, y mucho. El apoyo del Presidente está firme, y tanto el Instituto, como el Comité Olímpico que garantiza el respaldo del movimiento federativo, y la Alcaldía, están conscientes de sus responsabilidades, y esa suma de esfuerzos, asegura el proyecto.

 

Y hasta hoy, ¿qué esfuerzos se han hecho?

He aprovechado todas las reuniones y congresos en lo que he participado como Ordeca, como Miembro del CON, y por medio de otras invitaciones para estar en permanente movimiento dándole forma a una de las claves del proyecto, como es la preparación de atletas y selecciones. Puedo decir que vamos a asegurar eso utilizando como gran soporte el programa Solidaridad Olímpica, y las diferentes conexiones que hemos hecho durante el año, contando con el apoyo cubano. Las federaciones están al tanto, y por los cambios de impresiones realizados en asambleas, se han mostrado satisfechas.

Y agrega: Hemos discutido planes para ponerlos en marcha, escuchando opiniones de los técnicos y los dirigentes. Este 2014 es muy importante en ese aspecto, y nos permitirá poder entrar en algunos cálculos sobre las proyecciones. No tenemos las condiciones que nos impulsaron tan largo en los Juegos de 1986 en Guatemala, pero en 2017, el nivel competitivo que pretendemos alcanzar en la región será estupendo. De eso estoy seguro porque es una experiencia que ya atravesamos y se extendió al inicio de los años 90, antes del descuido que provocó deterioro.

 

¿Los equipos de trabajo, incluyendo el Comité Organizador?

Serán dados a conocer pronto.

 

¿Tendremos informes del paso a paso?

Naturalmente. Organizar estos juegos es tarea de todos.