•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más allá del fracaso en su primera oportunidad de título mundial, Félix “Gemelo” Alvarado, 18 (15 KO)-1, tiene el talento para convertirse en corto tiempo en campeón. Creo que este jovencito posee empuje, ese ímpetu que a otros les hace falta, muestra aguante y tira muchos golpes.

Haber recorrido los 12 asaltos frente a un adversario con mejor nivel de boxeo, experiencia y que ha logrado conquistar dos coronas en su carrera, es una clara señal de que con más trabajo técnico es capaz de vencer a otros actuales monarcas.

Me atrevo a asegurar que Félix en estos mismos momentos supera a campeones como el mexicano Adrián “Confesor” Hernández, 26 (16 KO)-1-1, del CMB, Donnie Nietes, 32 (18 KO)-1-4, OMB, y si se atreviera a bajar hasta las 105 libras, al filipino Merlito Sabillo lo noquea en menos de ocho asaltos.

El hecho es que “Gemelo” tiene material para ser explotado; su entrenador Sergio González ha logrado hacer un buen trabajo, pero su pupilo necesita de manos con más experiencia y prestigio, que permitan corregir aspectos que se vieron con tanta claridad la madrugada del 31 de diciembre.

Por ejemplo, Félix es insistente y eso es bueno, pero debe aprender a dosificar sus energías, a tirar con más puntería para aminorar el desgaste con tantos disparos fallidos.

En su defensa también hay que hacer una labor milimétrica, porque traga mucho castigo. Y, por supuesto, necesita más movimiento de cintura para ondular su cintura y pasar golpes. Creo que son situaciones superables, que se resuelven con bases de entrenamiento en México, Panamá, Puerto Rico o en el mismo Estados Unidos.

Pienso que Félix y Carlos “Chocorroncito” Buitrago deben ser (posiblemente) los próximos campeones mundiales que tenga Nicaragua en 2014. Ambos necesitan trabajo más agresivo, de pasar por otras manos en cuanto a entrenadores.