•   Brisbane  |
  •  |
  •  |
  • ESPNtenis.com

Fue un poco más. Serena Williams, con algo de irregularidad, venció a Maria Sharapova por 6-2 y 7-6 (7) y avanzó a la final del WTA de Brisbane, donde se encontrará con Victoria Azarenka, quien derrotó por 1-6, 6-3 y 6-4 a Jelena Jankovic.

La estadounidense, número uno del mundo, dejó entrever algunas dudas en su partido de semifinales, sobre todo con el servicio, ante una Sharapova que busca ritmo en este inicio de temporada luego de estar cuatro meses fuera de las canchas tras una cirugía en el hombro derecho.

En el comienzo del partido, Serena Williams sacó ventaja velozmente gracias a su devolución. Concretó tres quiebres, sobre cinco oportunidades, que le dieron la libertad para sortear con mayor tranquilidad sus games de saque (43% de efectividad con el primer saque; y 38% de puntos ganados con el segundo: 7 de 18).

Las dudas en el servicio continuaron, con la diferencia de que Sharapova estuvo un poco más punzante. Serena se encontró en dos ocasiones break abajo. Pero despertó a tiempo: en el octavo game mantuvo su servicio y quedó 5-4 al frente. No lo cerró ahí. Tuvo que esperar hasta el desempate y definirlo recién en su tercer match point.

Ahora la estadounidense tendrá otro interesante desafío por delante, ante una de las pocas jugadoras que la supo vencer en 2013. Y por partida doble. Victoria Azarenka. No obstante, el historial le favorece

por 13-3.

Justamente en la primera semifinal, la bielorrusa dio vuelta la historia y venció a Jelena Jankovic por 1-6, 6-3 y 6-4, en dos horas y cinco minutos de juego.

Con el antecedente fresco de haber caído en el último cruce entre sí, en el Masters de fin de año de Estambul, Azarenka tuvo un inicio errático y con muchos problemas con su servicio. Jankovic, todo lo contrario. Fue pura autoridad para sacar la primera diferencia en el marcador.

No obstante, la bielorrusa mostró toda su jerarquía y se recuperó. Nunca fue una clara dominadora, pero sí logró ser un poco más en la parte final en los siguientes dos sets. Aprovechó sus oportunidades (cinco quiebres; tres en el segundo parcial) y se quedó con el pase a la final.

La número dos del mundo, que en 2013 no se había presentado en las semifinales de Brisbane, llega con bastante rodaje a la definición, dado que en cuartos de final también necesitó tres sets para dejar en el camino a la suiza Stefanie Voegele.